Ad Astra o el inextirpable instinto de voltear al cielo.

Aunque quizá no sea tan afamado como otros grandes directores de nuestra época, James Gray se ha encargado de desarrollar un trabajo sólido, auténtico y técnicamente bien cuidado desmostrándonos que lo mismo puede contarnos una historia urbana que un thriller fuurista en el espacio. Por tanto, que promocionara esta película como «una manera de mostrar el espacio como nunca se había hecho en Hollywood» resultaba intrigante.

La promesa se cumple, aunque no necesariamente de la manera que uno la esperaría, sino por, literalmente, llevarnos a la Luna, a Marte y aún más lejos en nuestro sistema solar. Todo con la consigna de cumplir una misión enraizada en la más genuina curiosidad humana: ¿hay vida en otros planetas?. Sin embargo, no todo se centra en esta inquietante cuestión sino más bien en la historia de Roy McBride, el hijo de un desaparecido y reputado astronauta encargado de desentrañar esta pregunta en nombre del género humano, y su travesía para descubrir lo que sucedió con su padre y, en el camino, examinar las bases de su relación con él.

La película tiene un tono narrativo muy existencial, profundo, melancólico y pausado que puede volverla muy tediosa para algunas personas e, incluso, cansada y pesada. Con todo, la trama para nada es obvia y el drama interno de nuestro protagonista no es para nada excéntrico, por el contrario, resulta altamente simpático (en su acepción de que puede ser con-sentido) y no defrauda con la bella reflexión que nos ofrece.

Quizá lo que resulta empobrecedor de algunos buenos elementos de esta película es que en recurrentes ocasiones se nos explica lo que estamos viendo, se nos reitera pero sin mostrar nada concreto que empuje la trama hacia adelante, lo cual suele ser un defecto en términos cinematográficos aunque es comprensible dado el ritmo, el tono y la intimidad con la que se nos cuenta historia pero que fácilmente puede perder a cierto sector de la audiencia.

La acción es limitada, así que si esperas ver acrobacias y persecuciones, tendrás pocos momentos que cumplan tus expectativas. Empero, los efectos especiales y el diseño de producción de esta película es altamente destacable, bello, estético, ingenioso, intuitivo, natural y, sobre todo, en extremo realista; mostrándonos en toda su dimensión (incluida la dimensión del vicio humano) superficies como la de Marte o la Luna y fragmentos del espacio exterior que todos hemos querido atestiguar por nosotros mismos alguna vez.

Del mismo modo, el uso del sonido para ambientar la trama y los movimientos con los que nos va llevando esta película están precisamente seleccionados y muy bien logrados, de manera tal que se tornan perceptibles sólo bajo la intención de atenderles a pesar de marcar claramente el paso de la narrativa.

En suma, podemos describir Ad Astra como un loable y destacable despliegue técnico de James Gray que nos reitera su versatilidad como cineasta, pero que carece de algún dinamismo que refuerce el enlace narrativo que nos propone, tornando a este film demasiado árido por la solemnidad de su introspección. Aunque, eso es innegable, transmitiendo una pertinentísima reflexión sobre nuestro hábito milenario por voltear al cielo y preguntarnos por lo que está más allá.

El editorial de la semana:

Only Murders in the Building reflexion Selena Gomez Steve Martin Martin Short Star Plus por que nos gustan las historias de crimen real true crime

True crime

El “morbo” ha cobrado especial auge en años recientes con la ayuda del cine, la televisión y los servicios de streaming; ya sea en audio con podcasts como Leyendas Legendarias o Fausto, ya sea en televisión con shows y series documentales como La Ley y el Orden: Unidad de Víctimas Especiales, El Estafador de Tinder, House of Hammer, Mindhunter, Wild Wild Country, The Vow o hasta casos menos directos pero del género como El Caso Cassez-Vallarta: una novela criminal y ejemplos locales como Canibal, indignación total. Una abundante producción de shows que constituyen esa expresión contemporánea del morbo que se engloba en el género del true crime o crimen real. Género que Only Murders in the Building readapta desde los ojos del misterio, la comedia, el drama y la parodia.

Leer Más >>

Contenido relacionado:

Soy tu fan pelicula reflexion reseña explicacion telenovela serie comedia romantica Ana Claudia Talancon Martin Altomaro Maya Zapata Canal Once Star Plus
Editorial

Soy tu fan: de la telenovela a la comedia romántica

Nuestras abuelas hablaban de “comedias” donde el rol de la mujer solía estar estetizado y constreñido por las ideas de pureza, belleza, perfección y sufrimiento —una relativa sumisión ante las tragedias de la vida. A nosotros, con un cambio del paradigma de narración dominante, nos toca conocer estas historias bajo el ojo de la comedia romántica serializada o filmada. Un nuevo modelo en que la confusión propia de la libertad femenina está al centro de la ecuación. Una libertad que se celebra aún en sus contradicciones y sus tragedias inherentes.

Leer Más >>
Nathan Fielder El Ensayo The Rehearsal reflexion Nathan For You mockumentary falso documental television HBO Max
Editorial

TV realidad

Colaborador y heredero de la tradición cómica-fílmica-televisiva del género del mockumentary o falso documental, con The Rehearsal o El Ensayo, el actor, productor, escritor y cómico canadiense Nathan Fielder se encarga de llevar el concepto de la “realidad televizada” a nuevos horizontes de hilaridad y de cuestionamiento sobre el modo en que una cámara influye en la manera en que elegimos presentamos ante los demás como seres humanos.

Leer Más >>
Jordan Peele Nope Nop explicacion final significado simbolismo Byun Chul Han
Editorial

Espectador-espectáculo

En su libro Buen entretenimiento, Byung-Chul Han busca analizar y descubrir los elementos conceptuales que nos han traído a una época en la que prácticamente todas nuestras experiencias humanas son mediadas y alteradas por la espectacularización de lo real.

En una tónica similar, el más reciente trabajo del aclamado y renovador cineasta, Jordan Peele, Nope o ¡Nop! construye una simbólica representación de la obsesión contemporánea por transformar todo en un show o, en otras palabras, la impulsiva necesidad de capturar todo con una cámara. Transformándonos a nosotros mismos en el espectáculo del que se alimentan otros espectadores y desdibujando la línea entre vivir a través de una pantalla —de celular, de televisión o de cine— y genuinamente experimentar la vida.

Leer Más >>
Dragon Ball Super Super Hero Akira Toriyama Z GT Goku budismo Viaje al Oeste Filosofia Millennial
Editorial

Dragon Ball

Como uno de los animes más influyentes en el Mundo Occidental y, en general, una de las franquicias de animación más exitosas de la historia, Dragon Ball reitera su raigambre en la cultura popular con su más reciente estreno: Dragon Ball Super: Super Hero.

Así, desde sus primeras imágenes, la nueva película del universo Dragon Ball es un viaje a la primera infancia, a esa historia que, allá por los años 90, se convertía en la puerta de entrada para una generación completa hacia el mundo de la animación japonesa y, más notablemente, en la puerta de entrada a un mundo de aventuras, amistad, empatía, autoformación retadora y, sin saberlo, valores de origen budista.

Leer Más >>