Ad astra per aspera.

Publicado en Diario Imagen el 25 de septiembre de 2019.

Muchas veces he descrito este proyecto a mis familiares y amigos comparándolo con los SETI (Search For Extra Terrestrial Intelligence), los numerosos proyectos, serios, científicos y académicos, que buscan encontrar alguna forma de vida inteligente en otro planeta. Mi idea es que así como nuestra comunidad científica envía señales para saber si existe vida en otro planeta, yo escribo mis textos y los lanzo a la web esperando encontrar del otro lado a alguien que conecte con ellos, que igual que yo sienta ganas de dialogar, de aprender, que se haga las mismas o mejores preguntas que las que me surgen cuando disfruto la música, las series o películas que todos vemos o escuchamos.

Así, la premisa central de Ad Astra de James Gray viene muy al caso con esta inquietud porque precisamente explora esta cuestión que ha fascinado a muchos y aterrorizado a muchos otros desde tiempos antiguos. Ya los griegos se preguntaban si existían otros mundos, los medievales, hasta el propio Tomás de Aquino, lo discutían; así que era lógico que en cuanto tuvimos la oportunidad de llegar a las estrellas el siguiente paso era preguntarse  si existe alguien más en su vasta inmensidad.

La película de Gray, protagonizada por Brad Pitt y Tommy Lee Jones, resulta una perspectiva incisiva y realista sobre lo que sería un futuro en el que existiera una comunicación regular con planetas y astros como la Luna o Marte. La realización de la película es exquisita en tanto que da una patencia y concreción a las superficies y entornos en los que se desarrolla que es ciertamente impactante y cautivadora; lo mismo se podría decir del sonido que acompaña el camino narrativo de su historia con una precisa oportunidad y realmente moviendo al espectador.

El problema, el gran problema para mí, es su narrativa que, si bien hace introspectivos, emotivos y existencialistas sus desarrollos, carece de cierto dinamismo y claridad que luego intenta recobrar con la mención inoportuna y repetitiva de algunos de sus puntos narrativos. No es una mala historia, no es una mala película, simplemente es, en el hecho, menos de lo que me parece que pudo ser.

Siendo consecuente con su argumento, la cinta descansa su premisa en la llamada ecuación de Drake, una fórmula desarrollada por el astrónomo estadounidense Frank Drake que busca calcular el número de civilizaciones que serían capaces de conocer la comunicación radiofónica. Como es obvio, la gran debilidad de la propuesta (pero también quizá su gran virtud) es la inmensidad de variables desconocidas que deberían formar parte de su cálculo como para determinar que es una ecuación precisa. Su valor ha sido rescatado, más bien, como un planteamiento teórico, dada la inquietud tan natural a la que le da un primer acercamiento físico-matemático, pero también resulta altamente impráctica pues, hasta hoy, no genera resultados conclusivos y contundentes sobre su objeto de estudio.

Así, en el contexto de esta incertidumbre, la preocupación central que entraña la cinta resulta muy lúcida: ¿será tan urgente encontrar vida inteligente en otros planetas como solemos creer cuando parecemos aún incapaces de vivir armónicamente en nuestra Tierra?¿Será que los impulsos por conectar con “algo más” que volcamos al espacio podríamos saciarlos en nuestro propio planeta si tuviéramos el genuino interés de conectar? ¿No será que si no solucionamos los problemas que tenemos en nuestra Tierra acabaremos sólo replicándolos y transportándolos a nuestro sistema solar entero o a otras civilizaciones cuando tengamos la capacidad de subsistir en o coexistir con ellos?

De ahí que el título del film haga una clara referencia a la frase del filósofo romano del siglo IV a.C Lucio Anneo Séneca “Non est ad astra mollis e terris via” (“No existe camino sencillo hacia las estrellas desde la Tierra”) que más tarde se simplificaría en las formas “Ad astra per aspera” o “Per aspera ad astra” (“Hacia las estrellas a través de las dificultades”). Es decir, que sólo se llega al éxito (las estrellas) a través de un camino difícil, áspero y complicado (es decir, con base en el trabajo arduo y el enfrentar las adversidades que tienen lugar en el camino).

Claro, esa es la lectura convencional y tradicional del pasaje, sin embargo, me parece que la película abre la posibilidad a una lectura distinta aplicada a nuestra época que está en los albores de conocer cada vez más y más el espacio profundo visitándolo, cosa que para un romano del siglo IV a.C. era una disparatada fantasía.

Me parece, pues, que la nueva lectura que propone Gray con su cinta busca enfatizar que no se puede llegar a conocer lo que está allá afuera (las estrellas, ad astra) sin antes enfrentar los problemas y dificultades que ya tenemos en casa, en nuestro agonizante planeta (per aspera).

Nuestra Tierra, más allá de sus condiciones ecológicas y climáticas alarmantes, vive también atada a vicios humanos de los que todos formamos parte: los consumismos, los ideologismos, las negligencias sociales, los distingos infundados y una infinidad de dificultades más que quizá deberíamos preocuparnos por atender antes de salir a “contagiárselas” a otros potenciales modos de inteligencia.

Pero esto no quiere decir que debamos frenar el avance de nuestro conocimiento, por el contrario, debemos aprender a hacer un uso más responsable de él. Si bien es importante distinguir entre un cierto deber ético, el de comprendernos y mejorarnos como humanidad,  y un impulso instintivo humano, el sano, bello e inagotable deseo de conocer, no debemos pretender que ambas esferas se excluyan mutuamente. Las dos deben permanecer y seguir su crecimiento pues ambas constituyen lo que somos como especie humana; ambas, creo, deben colaborar, dialogar y construir en conjunto para llevar nuestra navegación por este aún muy desconocido e intrigante cosmos a buen puerto.

Ahora bien, respecto a si estamos solos en este Universo o no, encuentro en la incertidumbre científica y matemática de los intentos académicos por demostrar que existe vida inteligente en otros planetas o sistemas solares, los programas SETI, la mayor de las esperanzas por darle una respuesta definitiva a la cuestión (si es que la tiene). Aunque es imposible saber cuántos años, meses o siglos más nos costará encontrar una respuesta, de lo que sí podemos estar seguros es que nos tenemos a nosotros, a nuestros congéneres humanos y los vastos, variados e intrigantes modos de inteligencia humana que cada una de nuestras culturas, sociedades, contextos y personalidades implican.

Visto así, no hace falta salir de nuestro planeta para encontrar esa conexión humana que tanto anhelamos y que podría romper con esa soledad existencial que todos hemos sentido y que  en ocasiones se torna amarga. Basta con mandar señales de vida (auténticas, sinceras, propias) y esperar a que alguien allá afuera las intercepte, las comprenda y quiera responder a ellas. Yo por eso escribo esta columna, porque me niego a la ególatra creencia de que sólo yo pienso como pienso y que sólo yo tengo estas inquietudes.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Lightyear explicacion polemica Disney Pixar Chris Evans Toy Story Buzz Aldrin
Editorial

Guardianes espaciales

Durante un par de semanas he reflexionado en este espacio sobre el tema de la guerra y sus consecuencias “invisibles”. Ahora, reflexiono sobre las retóricas detrás de este problema con especial énfasis en su versión futurista, los guardianes espaciales. Mitología en la que se inserta el más reciente estreno de Disney Pixar, Lightyear.

Leer Más >>
Barry Berkman HBO Max Bill Hader reflexion
Editorial

Barry Berkman

La semana pasada, a propósito de El Contador de Cartas de Paul Schrader, dediqué este espacio a reflexionar sobre la estela “invisible”—o no inmediatamente visible— que acarrea una cultura de guerra, violencia y armas. Allí intenté apuntar hacia la paradoja irresoluble entre los arraigos materiales del ser humano y los códigos morales que se promete a sí mismo; el problema entre lo que se quiere ser y la imborrable marca de quienes cruzan la horrífica línea del mal moral. Hoy vuelvo al tema desde el ángulo cómico-drámatico de la galardonada serie de HBO, Barry.

Leer Más >>
Paul Schrader Martin Scorsese El Contador de Cartas Oscar Isaac Willem Dafoe Taxi Driver Toro Salvaje
Editorial

Posguerra

Congruente con su estilo equilibrado y atento a las honduras de una mente cargada de dolor y violencia, Paul Schrader (Taxi Driver, Toro Salvaje) se adentra —de nuevo— en una problematización sobre la responsabilidad moral del hombre en su nueva película como escritor y director, El Contador de Cartas.

Leer Más >>
Lo que no sabias del humor mexicano serie documental Star Plus National Geographic reflexion Alex Fernandez Andres Bustamante Eugenio Derbez Franco Escamilla Omar Chaparro Chumel Torres
Editorial

Hablando en serio de la comedia mexicana

En ocasiones previas he usado este espacio para entrecruzar los horizontes de la Filosofía y la comedia  —ya sea a propósito de Los Simpsons clásicos, la comedia de roast o la sátira de los creadores de South Park—; en aquellas oportunidades he reiterado que la comedia es un camino ampliamente inexplorado por las filosofías premodernas, que la comedia puede convertirse en un camino oblicuo a la empatía y la inclusión y que la comedia, entre muchas otras cualidades, tiene la particularidad de retar, empujar y explorar sus propios límites con una inquietante plasticidad. Hoy vuelvo al tema movido por la nueva serie documental de Star Plus y National Geographic, ‘Lo que no sabías del humor mexicano’.

Leer Más >>

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Alejandro Camacho

    Muy buena información me gusta este sitio web aunque no comparto el nombre

    1. admin

      Muchas gracias, Alejandro, por tu comentario. Nuestro nombre tiene justamente el interés de confrontar dos conceptos que parecen opuestos y que suelen estar cargados de prejuicios o críticas, algunas legítimas otras quizá no tanto, pero que al final figuran lo que son para quienes los conocemos.

      Nosotros somos humanistas (filósofos, historiadores y escritores con educación univesitaria en estas materias) que buscan promover los valores de pensamiento crítico, diálogo y reflexión a través de los contenidos de la cultura popular. Tratando con ello de acercar estos dos mundos aparentemente opuestos y estos dos conceptos aparentemente opuestos para el beneficio de quienes nos leen, esperamos aportar en algo al proceso de autoconstrucción de nuestra generación.

      En verdad significa mucho para nosotros que nos compartas tu interés y gusto por nuestro trabajo. Te invitamos a que nos sigas leyendo: nuestras notas diarias y nuestras editoriales (cada miércoles) y que si te nace hacerlo nos compartas con tus amigos y conocidos.

      Muchas gracias en verdad, seguiremos trabajando.

Comentarios cerrados.