Be the rabbit.

Publicado en Diario Imagen el 5 de febrero de 2020.

Hace un par de semanas escribía sobre lo difícil que es tener un punto de vista realmente objetivo sobre las Grandes Guerras Mundiales; porque, en mayor o menor medida, cada uno de nosotros se relaciona con dichos eventos desde la historia personal, desde la historia patriótica, desde la historia familiar, o bien, desde las convicciones políticas que se han fraguado como resultado de las condiciones establecidas por dichos conflictos a nivel mundial.

Por eso, me parece que el primer paso para hacerle plena justicia a Jojo Rabbit de Taika Waititi, es aclarar la posición específica desde la que nos retrata la Segunda Guerra Mundial: el “anti-odio” (en palabras del director neozelandés). Donde el odio es representado por la visión expansionista del nacionalsocialismo de los años 30 y 40 del siglo pasado que tuvo su expresión en una defensa de la eugenesia en favor de la raza aria y, en consecuencia, en un tajante racismo científico.

Al respecto, la película resulta por momentos didáctica con, por ejemplo, un montaje que superpone evocaciones al fanatismo provocado por músicos como los Beatles e imágenes del impacto de Adolf Hitler en la sociedad alemana de principios del siglo XX; logrando con ello una ingeniosa y satírica analogía que adelanta el tono específico en el que se cuenta esta historia, el de la comedia.El de la comedia incisiva, sarcástica, irónica y ridiculizadora pero también el de la comedia inocente, infantil, caricaturesca y absurda. La comedia del niño; la comedia del eterno adolescente.

Punto que ha sido singularizado por la crítica especializada que ha visto en él un defecto frente a los objetivos de Waititi con esta cinta pues desde ahí, desde la caricatura, es imposible hacer un juicio riguroso y contundente. Punto que, empero, permite un retrato refrescante de este conflicto histórico que ya ha sido revisado y revisitado en infinidad de ocasiones; un retrato plástico, móvil, irrestricto; un retrato desde el realismo fantástico de la inocencia infantil.

Plástico porque lo mismo da cabida al humor satírico que ha caracterizado la carrera de Waititi, que al tono melodramático propio de estos relatos, que al absurdo del imaginario infantil e irrestricto de Jojo, que a la estética de la belleza que sólo un niño puede encontrar en un mundo en pugna, que a la ternura del amor puro de una amistad preadolescente, que a la tragedia desde los ojos de quien no dimensiona plenamente el contexto en el que vive.

Retrato en el que no hay, ciertamente, una real preocupación por comprender a fondo el nacionalsocialismo. Ni siquiera una búsqueda específica por desarticularlo desde sus propios términos. Hay simplicidad caricaturesca; hay buenos y malos sin más y hay mucho espíritu de inocencia, de absurdo y de comicidad satírica.

Quizá porque así son las guerras; quizá porque vistos fríamente los conflictos ideológicos no son más que absurdos y risibles o quizá, simplemente, porque frente al ingenio de un niño pocas cosas pueden presentarse como absolutas, rígidas e incambiables. Porque en la vigorosa pulsión creativa del intelecto infantil (aún de uno que acepta y se obsesiona con las reglas que le impone su contexto, como el de Jojo) no hay lugar para los absolutimos, para los totalitarimos. Porque para un ingenio en ciernes los prejuicios son improntas del exterior más que una condición innata. Porque para un ingenio vivo cualquier normatividad es imposición.

Y es ahí donde funciona especialmente bien Jojo Rabbit, en su apología del ingenio como una apología de la flexibilidad, de la apertura a ser transformados por nuestro contacto con mundos que asumimos ajenos al nuestro y, como conclusión de estas dos, como apología de la conexión interhumana por encima de las oposiciones ideológicas (raciales, religiosas, etcétera).

Por eso, quizá la mejor línea durante el film sea el “Be the rabbit (Se el conejo)” que en algún punto escuchamos de la voz del Hitler interpretado por Taika Waititi. Porque en ella se encuentran las múltiples realidades que componen la iluminadora percepción del conflicto que nos regala esta cinta. Primero, la de un Adolf Hitler convertido en amigo imaginario (i.e., interiorizado) a modo de superyo; segundo, la del realismo de la visión fantástica, constantemente creadora del mundo y mágica de un niño de diez años; y tercero (la más importante de todas), la de la virtud en la que se convierte el ingenio en un contexto que nos exige restringir nuestras búsquedas personales para que quepan en jaulas ideológicas.  

Así, éste es, para mí, el simbolismo fundamental de la película: un conejo. Un conejo valioso por su plasticidad, por su capacidad de adaptarse, de encontrar la salida de cualquier tipo de laberinto ideológico; valioso por su destreza, por su astucia, por su naturalidad, por su espontaneidad, por su vitalidad. Un conejo valioso por su ingenio. Un conejo coartado por las rígidas estructuras de los fascismos (que poco importa si son ideológicos, o de cosmovisiones, o de prejuicios, o de utilitarismos, o de pragmatismos). Un conejo enjaulado por los discursos que acentúan nuestras distancias antes que nuestras coincidencias. Un conejo-ingenio que vamos dejando morir cada vez que permitimos que nuestras interpretaciones de la realidad se traduzcan en odios específicos.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Lightyear explicacion polemica Disney Pixar Chris Evans Toy Story Buzz Aldrin
Editorial

Guardianes espaciales

Durante un par de semanas he reflexionado en este espacio sobre el tema de la guerra y sus consecuencias “invisibles”. Ahora, reflexiono sobre las retóricas detrás de este problema con especial énfasis en su versión futurista, los guardianes espaciales. Mitología en la que se inserta el más reciente estreno de Disney Pixar, Lightyear.

Leer Más >>
Barry Berkman HBO Max Bill Hader reflexion
Editorial

Barry Berkman

La semana pasada, a propósito de El Contador de Cartas de Paul Schrader, dediqué este espacio a reflexionar sobre la estela “invisible”—o no inmediatamente visible— que acarrea una cultura de guerra, violencia y armas. Allí intenté apuntar hacia la paradoja irresoluble entre los arraigos materiales del ser humano y los códigos morales que se promete a sí mismo; el problema entre lo que se quiere ser y la imborrable marca de quienes cruzan la horrífica línea del mal moral. Hoy vuelvo al tema desde el ángulo cómico-drámatico de la galardonada serie de HBO, Barry.

Leer Más >>
Paul Schrader Martin Scorsese El Contador de Cartas Oscar Isaac Willem Dafoe Taxi Driver Toro Salvaje
Editorial

Posguerra

Congruente con su estilo equilibrado y atento a las honduras de una mente cargada de dolor y violencia, Paul Schrader (Taxi Driver, Toro Salvaje) se adentra —de nuevo— en una problematización sobre la responsabilidad moral del hombre en su nueva película como escritor y director, El Contador de Cartas.

Leer Más >>
Lo que no sabias del humor mexicano serie documental Star Plus National Geographic reflexion Alex Fernandez Andres Bustamante Eugenio Derbez Franco Escamilla Omar Chaparro Chumel Torres
Editorial

Hablando en serio de la comedia mexicana

En ocasiones previas he usado este espacio para entrecruzar los horizontes de la Filosofía y la comedia  —ya sea a propósito de Los Simpsons clásicos, la comedia de roast o la sátira de los creadores de South Park—; en aquellas oportunidades he reiterado que la comedia es un camino ampliamente inexplorado por las filosofías premodernas, que la comedia puede convertirse en un camino oblicuo a la empatía y la inclusión y que la comedia, entre muchas otras cualidades, tiene la particularidad de retar, empujar y explorar sus propios límites con una inquietante plasticidad. Hoy vuelvo al tema movido por la nueva serie documental de Star Plus y National Geographic, ‘Lo que no sabías del humor mexicano’.

Leer Más >>