Ceremonia de diversidad.

Publicado en Diario Imagen el 10 de abril de 2019.

Hace algunas semanas dediqué una columna a Rosalía, cantante española que ha roto paradigmas y ha llamado la atención de manera positiva con su propuesta musical, visual y discursiva; allí prometí que eventualmente escribiría sobre el último elemento de su proyecto que me hacía falta evaluar: su show en vivo. Debo decir que por las referencias y videos que habían llegado a mí, esperaba un show muy alineado a la lógica del pop, algo parecido a una Madonna o Britney Spears pero a la hispana. Sin embargo, hay realidades que exceden cualquier anticipación y tal ha sido mi experiencia con la catalana.

Además de ser todo un veterano del festival chilango por excelencia, he tenido la oportunidad de estar en varios festivales musicales dirigidos a diferentes públicos en diversas partes de nuestro país y alguno fuera de nuestro país y, con todo, el Ceremonia 2019 me ha sorprendido por su atmósfera tan mínimamente prejuiciosa. Son pocos los espacios en los que haya visto a la comunidad LGBTTTIQA expresarse con tanta libertad y alegría como en el Ceremonia. Y espero que no se malentienda, no es que el evento esté dirigido específicamente a ellos, sin embargo, algo les ha inspirado que los he visto más libres y felices de lo común; compartiendo esa alegría y amor propios que son admirables en cualquier ser humano por el simple hecho de ser seres humanos. Uno de esos momentos en que el énfasis que puso Thomas Reid, filósofo escocés del siglo XVIII, en recordar que somos especie se materializa en un gozo contagioso. Mismo que, elevando mi ánimo a su más genuino romanticismo, me hizo preguntarme: ¿qué sería de este mundo si todos fuéramos tan felices como lo son ellos en este momento?

Como evento creo que ha hecho un excelente trabajo en las líneas fundamentales: seguridad, servicios y, quiero resaltar, la transporte desde la Ciudad de México hasta Toluca, donde se realizó el festival, y de regreso. Por otro lado, los que podríamos llamar los escenarios secundarios, me refiero al secundario principal y al secundario secundario, a pesar de demostrar buenas nociones y propuestas, acondicionando incluso uno de ellos como una especie de club nocturno, fallaron en lo más importante: el sonido. Y no en la potencia sino en la calidad. Se suele reconocer de manera técnica que el verdadero punch de una canción no está tanto en la fuerza del sonido como en la definición del mismo, así como una fotografía pixeleada no tiene el mismo impacto que una en alta definición, un sonido con problemas de ecualización puede restar mucha profundidad a la interpretación de un artista.

En lo que toca a las presentaciones, hubo dos ganadores indiscutibles, objetivamente Massive Attack y subjetivamente Rosalía. La sorpresa la dio la energía de Flohio, Ian Isiah proporcionó la excentricidad y la congruencia pues, el neoyorkino que se concibe a sí como una persona “sin género”, creó una atmósfera de autoexpresión con sus rasgos típicamente masculinos adornados por su lencería femenina, mientras que Little Jesus volvió a demostrar, con una ejecución pulcra y música que habla por sí misma, por qué dirige la escena actual del rock pop mexicano, como lo prometía, Denzel Curry hizo estallar al público con la potencia de su rap y la fuerza de su música y su actitud y, finalmente, Modeselektor mostró lo que es hacer un show de DJ en vivo, añadiendo sonidos y calibrando el humor de la gente para sacar el mejor de los provechos de la energía de los asistentes con su música que irresolublemente llama a la euforia.

Parcels merece una mención aparte pues estos australianos radicados en Berlin demostraron por qué Daft Punk decidió trabajar con ellos: un sonido capaz de trascender las imperfecciones de ecualización que puso a bailar a todos aquellos que pusieron un pie en el escenario principal secundario al momento de su presentación. Sin mucho más que una ejecución cuasiperfecta, una mezcla de sonidos minuciosamente elegida en el que nada estuvo de más ni de menos, así como un ingenioso uso de las frecuencias radiofónicas de nuestro país; estos músicos elevaron el nivel de calidad del festival de un solo golpe y aun así no superaron a nuestros dos grandes ganadores.

El caso de Massive Attack me parece muy poco discutible y, por eso, menos interesante desde la escritura. Hay que decir que la experiencia de más de veinticinco años de hacer música, así como una ejecución perfecta, pensada, sincronizada y cautivadora combinada con un espectáculo visual conceptual, simple pero profundo, hicieron de la presentación de esta banda una experiencia multisensorial que logró superar el cansancio de un día entero de festival sumado a un fatigador frío. Para el momento que salieron al escenario los asistentes éramos casi piezas de hielo con los dolores y achaques naturales de un día de cantar y bailar y aun así los británicos lograron arrancar esa reserva de energía de su público para acompañar la maestría con la que se apoderaron de la escena exhibiendo una calidad digna del shortlist de la escena mundial.

Rosalía fue tema aparte. Aquí no puedo ser objetivo: la voz de esta mujer, su resolución al baile y el arte coreográfico, una belleza tan deslumbrante que su presencia bastó para enloquecer al público. Hay un concepto propio de las artes escénicas que no había entendido hasta éste sábado, la proyección, que es, en una expresión simple, transmitir lo que se siente con la interpretación que se hace. La potencia y profundidad de la voz de Rosalía bastó para sorprender a una lágrima pionera rodar por mi mejilla derecha, seguida de más y más de ellas, no muchas más, pero todas genuinas, y no sólo durante una canción, pero todas genuinas.

Yo que he vivido el privilegio de ser hombre durante toda mi vida me sorprendí llorando la historia de una mujer maltratada y aprisionada por su marido y todo gracias a la contemplación etérea que sólo el buen arte puede generar. ¿Es la música de Rosalía arte en el sentido más estricto del término? Tal vez no, pero a mí me ha enseñado a sentir algo por  lo que nunca antes había sido capaz de conmoverme de esta manera.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Steven Spielberg Los Fabelman The Fabelmans explicacion oscars David Lynch Paul Dano Gabriel LaBelle Michelle Williams
Editorial

Entre el arte y la familia: donde nace el autor

Quizá por el surgimiento de relativismos, perspectivismos y subjetivismos como el lenguaje idóneo de las atracciones de la cultura popular, quizá como un espíritu revisionista de los finales del siglo XX o quizá como una genuina intención de volcar la propia historia personal en la propia creación artística, películas como Roma, Bardo, Belfast, Licorice Pizza y Once Upon a Time in Hollywood han alimentado una tendencia reciente de cineastas galardonados por dedicar su cinematografía a compartirnos episodios, atmósferas y autoficciones personales que subliman en cine experiencias clave para sus personalidades y para sus talantes artísticos.

A la lista se suma el determinante e ineludible Steven Spielberg con The Fabelmans o Los Fabelman.

Leer Más >>
Babylon Damien Chazelle explicacion Margot Robbie Brad Pitt Diego Calva Tobey Maguire Flea Red Hot Chilli Peppers Holywood Oscars
Editorial

Entre el arte y la industria

Después de posicionarse en el circuito más alto de Hollywood —el de los galardones y premiaciones— con dos destacadas películas —Whiplash y La La Land—, el director francoestadounidense Damien Chazelle vuelve a las salas de cine con una cinta polémica que ha dividido a las audiencias y a la crítica especializada por su mezcla entre explicitud, un homenaje a la Historia del Cine, excesos, tribulación y pura belleza estética-cinematográfica: Babylon.

Leer Más >>
Editorial

La obligación de ser feliz

Como un rasgo pre-cultural, instintivo y primitivo, la sonrisa en los seres humanos se vincula automáticamente con sentimientos de satisfacción, placer e, incluso, felicidad. De ahí que la premisa general del film de horror psicológico Smile o Sonríe resulte tan ingeniosa al desplazar este gesto animal-social que ejercemos de un campo semántico convencional hacia un campo semántico horrífico y profundamente ligado con el trauma y la salud mental.

Leer Más >>
The Bear Star Plus El Oso Golden Globes Hiro Murai Jeremy Allen White Chef foodie
Editorial

Chef

Junto con la llegada de Instagram al mundo de las redes sociales y las aplicaciones floreció una cultura del consumo y de la imagen abocada a los alimentos: grandes platillos dispuestos de maneras elegantes y estimulantes que asemejan al espejismo de la publicidad. Con ese contexto de fondo, la llegada de The Bear o El Oso se siente como una consecuencia lógica y, sobre todo, necesaria dentro de una cultura que se enfoca en el resultado que es un platillo en una fotografía o un video. Una cultura que parece interesarse muy poco por todo lo que tiene que suceder para que ese platillo exista. The Bear es un vistazo a esas horas de preparación.

Leer Más >>