El poder del θυμός

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Desde las primeras expresiones introspectivas, reflexivas, artísticas, mitológicas, teológicas y filosóficas de la Historia de las Civilizaciones, el hecho humano se ha descrito emparentado a dos naturalezas en latente conflicto que coexisten en nuestro interior: una animal –vinculada a impulsos reproductivos, sexuales, de alimentación y de excreción− y una racional –vinculada a nuestra capacidad de dialogar, convenir, organizarnos, elucidar, conocer, calcular y resolver.

De ahí, que uno de los lugares clásicos de la literatura y otras formas de arte narrativo sea, precisamente, esta poderosa, misteriosa, angustiante e inconsciente lucha interna. Tal es el caso de la “universalmente aclamada” El Poder del Perro o The Power Of The Dog de la cineasta neozelandesa Jane Campion; recién estrenada vía Netflix.

La película se presentó en festivales de renombre como el Toronto International Film Festival (quedando 2ª como Favorita del Público) y el Festival de Cine de Venecia (donde se alzó con el premio a Mejor Dirección, León de Plata) además de ser reconocida por múltiples organizaciones de críticos que destacan el trabajo de Benedict Cumberbatch como protagonista de la cinta, el trabajo de Kodi Smit-McPhee como actor de reparto, el trabajo de adaptación de guion y dirección de Campion y lo que describen como “una película exquisitamente elaborada” que “reafirma a Campion como una de las mejores directoras de su generación”.

El Poder del Perro es una adaptación fílmica de la novela homónima del autor estadounidense Thomas Savage que sigue a los adinerados hermanos Burbank, Phil (Cumberbatch) y George (Jesse Plemons), mientras se enfrentan a un cambio en sus vidas: el nuevo matrimonio entre George y la dueña de un restaurante y hospedaje que encuentran en su camino como ganaderos, Rose Gordon (Kirsten Dunst).

El matrimonio despertará los celos de un ya hostil, machista y recio Phil, criado a la usanza y bajo las convenciones y códigos del vaquero de su época, que encontrará en Peter (Smit-McPhee), hijo de Rose, la ocasión para desatar su ira (acusándolo constantemente de afeminado), la ocasión para acosar y hostigar psicológicamente a la madre del joven e, inesperadamente, la ocasión para enfrentarse a sus más reprimidos y represivos impulsos no racionales.

La historia se narra con una estética cinematográfica impresionante, pulcra, potente, precisa y que, como buena heredera del western, nos presenta planos abiertos, panorámicos, asombrosos, inmejorables, que contextualizan este drama situado a principios del siglo XX en la belleza de los áridos desiertos norteamericanos. Una impresionante muestra técnica controlada al detalle que logra poner dentro de un encuadre armónico la magnificencia de paisajes montañosos, los turbulentos caracteres y episodios de las vidas de sus personajes y el agreste talante de la vida en el Viejo Oeste.

El hilado de su trama es fino, pausado, sutil pero claro. Tocando con elegancia y finura técnica temas como la soledad, los celos, el machismo, la homofobia, la violencia psicológica de género y sus apremiantes consecuencias en las víctimas de ésta. Dando lugar a una historia de estructura clásica que recuerda a las clásicas tragedias griegas que, al tiempo, parte de una referencia bíblica.

Porque detrás del enigmático título de The Power Of The Dog y su inquietante final hay una referencia a una consciencia que se ha tenido desde los primeros filósofos, teólogos y mitólogos de la Historia: la consciencia del poder del θυμός (thymós).

El “espíritu” o “espirituosidad” referida en el griego antiguo en contextos tan variados como tratados médicos, hechicería, magia y brujería y, por supuesto, discusiones filosóficas de carácter biológico, retórico, político y hasta ético.

El thymós griego concebido como la estructura fisiológica de nuestro cuerpo, de nuestra alma, de nuestro espíritu, de nuestra vitalidad, donde se originan pasiones avasalladoras como pueden llegar a ser la ira, la guerra y el deseo sexual, pero también el lugar donde se originan virtudes humanas como la valentía.

El thymós griego que Aristóteles asegurará que es capaz de ser persuadido por la razón para no verse dominado por sus versiones impulsivas y no racionales; agresivas, destructoras, dañinas. El thymós griego como la parte de la estructura fisiológica del ser humano que participa de nuestra animalidad pero que, al tiempo, es capaz de actuar en conformidad con nuestro mejor juicio, en conformidad con nuestra razón y nuestra capacidad de comprender las consecuencias de nuestras acciones. El thymós que llevado por un camino de prudencia y sabiduría práctica puede llevarnos a los actos de coraje, valentía y dignidad autopreservada más virtuosos.

El θυμός (thymós) que, en su Ética Nicomaquea, Aristóteles comparará con un perro “que antes de advertir si es amigo el que llega, con sólo que toquen a la puerta se pone a ladrar”. El θυμός (thymós) que en su versión puramente animal, sin escuchar razones, se avocará irreflexivamente a las pasiones que se desprenden de él, a las emociones que se desprenden reactivamente de él, a los actos y conductas −más cercanos a los de un perro que a los de un hombre− que se convierten en el tirano represor de otros, en la bestia sedienta de dominio que asfixia al prójimo, en la expresión del ego más primitivo que empequeñece con hostilidad a otros.

Es a eso a lo que se refiere la expresión “el poder del perro”, al poder de nuestra animalidad en nuestras vidas; ya sea expresada en ira, venganza o vehemencia sexual. Es a eso a lo que se refiere el Salmo 22, versículo 20, en el que Thomas Savage basa el título de su libro y del que se desprende el título de la aclamada película de Campion: “Libra tú [, Señor,] mi alma de la espada, salva mi vida [y lo más querido para mí] del poder del perro”.

El poder del perro, el poder del thymós, el poder del deseo sexual, el poder de la ira de los que Phil Burbank será representante, ejecutor y vehículo. El poder del destino labrado por la inconsciencia de una animalidad reprimida por un contexto cultural particular. El poder de la animalidad irreflexiva que arrastrará con poética justicia y un toque de angustioso patetismo realista a un simple hombre a su trágica y horrorífica desgracia.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Spencer Pablo Larrain explicacion Kristen Stewart reflexion monarquia Lady Di Diana Princesa de Gales
Editorial

Metafísica política

Siempre que he escuchado a colegas filósofos teorizar sobre la necesidad de la política de empaparse de un poco más de miras metafísicas –i.e., miras conceptuales que sean conscientes de nociones trascendentales sobre el Bien, los principios últimos de la realidad o, incluso, de teologías naturales− me he preguntado si no se referirán, sin darse cuenta, a su simpatía inconsciente por la monarquía como forma de gobierno.

Desde lejos, las historias de princesas a la Disney y las historias de princesas de la vida real se antojan semejantes sino iguales. Pasando por alto los conflictos humanos que se encarnan cuando una persona se convierte en un símbolo de una estructura metafísica que sostiene las creencias y el orden político de una nación. Pasando por alto, el paradójico ímpetu de materializar el más abstracto de los conocimientos filosóficos en una colección de personas de carne y hueso.

De diferentes modos ese conflicto se ha tratado de evidenciar a través de las incontables rendiciones de la historia de Diana Spencer, Lady Di, y su relación con la Corona Británica. A su manera, ese conflicto es el que nos retrata la nueva película del director chileno Pablo Larraín, Spencer.

Leer Más >>
Sir Gawain y la leyenda del Caballero Verde explicacion The Green Knight final Dev Patel David Lowery A24
Editorial

Gawain

A lo largo de la Historia de las Civilizaciones Humanas, la fiabilidad, el valor y la estima del que un individuo es digno −o no− dentro de un contexto gregario ha sido motivo de observación y examen constante. Quizá como el correlato cultural de una estructura biológica elemental que nos exige distinguir, para nuestra propia supervivencia, entre los miembros confiables de un grupo y los miembros potencialmente peligrosos –e indeseables− de determinada colectividad.

De ahí heredamos, entre otras cosas, el concepto del honor. Mismo que tuvo sus primeras tevisiones reflexivas tanto en la Filosofía Antigua como en las posteriores Filosofía, Teología y Literatura Medievales.

Ejemplo de ello es el romance caballeresco del siglo XIV, Sir Gawain y el Caballero Verde, recientemente readaptado al cine a través de la “universalmente aclamada” The Green Knight o La leyenda del Caballero Verde del director David Lowery; una de las películas más reconocidas del 2021.

Leer Más >>
The Beatles Get Back Peter Jackson Disney Plus explicacion Paul McCartney John Lennon Ringo Starr George Harrison documental Let It Be
Editorial

Procesos creativos

La creación, en todas sus expresiones humanas, nunca es completamente accesible para quien recibe sus resultados, abriendo la puerta a dos caminos: olvidar o entronizar. Dejando, a la par, en una suerte de misterioso olvido a los significados, sensaciones, interpretaciones, experiencias y motivos genuinos que llevan a un creador, un artista, a hacer ‘este’ producto artístico y no otro. Nunca, en el olvido o la entronización, se conoce realmente a la obra del artista sino sólo lo que somos capaces de percibir de ella.

Por lo menos así parece mostrarlo el reciente estreno de Disney Plus, The Beatles: Get Back. Dirigido por el galardonado y aclamado Peter Jackson y minuciosamente conformado por más de 150 horas de material documental compactado, editado y presentado por el cineasta neozelandés en la forma de tres episodios de un documento histórico para la música pop y rock de 468 minutos de duración (casi 8 horas de metraje total).

Leer Más >>
Dont Look Up No Miren Arriba Netflix explicacion Leonardo Dicaprio Jennifer Larence Jonah Hill Meryl Streep Ariana Grande
Editorial

Los efectos de mirar al cielo

La nueva sátira distópica del aclamado cineasta Adam McKay (The Big Short, Vice) para Netflix: Don’t Look Up o No miren arriba; sigue la línea cómica, agudamente observadora y poderosamente inquietante de sus recientes trabajos cinematográficos. La nueva película nos presenta una historia “basada en hechos verdaderamente posibles” que nos permite reflexionar sobre la importancia de mirar al cielo.

Leer Más >>

Deja una respuesta