Fantasía romcom

No conozco un solo amor perfecto y, con todo, creo conocer amores reales y amores de una vida. Conozco la ilusión que solemos atribuirle a una historia fantástica en la que dos personas conectan de maneras profundas y trascendentales con esfuerzos mínimos, o bien, a través de experiencias vinculantes que les revelan un amor que se remata con un “vivieron felices para siempre”.

No existen —no he visto, no he vivido— los amores de comedia romántica en el complejo, trágico e incontrolable mundo de la carne y los huesos, del deseo y de las necesidades afectivas, las deudas y luchas emocionales individuales. No existen los amores de cuentos de hadas y, sin embargo, son los que todos, secretamente, desearíamos experimentar.

En el contexto del Día del Amor y la Amistad, como una manifestación mercadológica y cultural de la natural necesidad humana de experiencias afectivas, toda clase de productos televisivos y cinematográficos nos dan a probar, una vez más, unos minutos dentro de un mundo donde los finales felices son la regla. Para este 2022, la mayor apuesta en salas de cine al respecto le corresponde a Universal Pictures y su romcom —comedia romántica—protagonizada por Jennifer Lopez y Owen Wilson, Marry Me o Cásate Conmigo.

La historia de amor inesperado se inspira en la novela gráfica independiente homónima de Bobby Crosby; en ella, una mundialmente famosa estrella pop, frustrada con su vida amorosa y en medio de una crisis nerviosa, acepta de manera impulsiva la propuesta de matrimonio de uno de los asistentes a su más reciente concierto.

Desde ese punto de partida, la versión fílmica —dirigida por Kat Coiro (Brooklyn Nine-Nine, Modern Family, She-Hulk) y mucho más apegada a las estructuras narrativas clásicas del género romcom en el cine que a la lógica caricaturesca de la historieta— explora la vorágine mediática alrededor del romance de ficción entre Kat Valdez (Lopez) y Bastian (Maluma) —las dos estrellas de pop urbano más grandes del momento—, su posterior ruptura —rodeada de escándalos— y la eventual unión entre Kat y un dedicado profesor de matemáticas, Charlie Gilbert (Wilson).

Dentro de las convenciones, honduras y estereotipos que uno sabe esperar de una comedia romántica, Cásate Conmigo aprovecha la veteranía de su elenco —Lopez y Wilson en interpretaciones cercanas a sus mejores momentos dentro del tono específico exigido por este tipo de cine y Sarah Silverman, conocida comediante, en un conectivo rol de mejor amiga y desahogo humorístico— para entregar una película efectiva. Con corazón romántico, con esperanza amorosa, con risas trabajadas y bien ganadas y con un leve giro que la pone por encima del común de las historias cómicas-románticas.

El giro —que quizá puede leerse con cierto tono condescendiente pero no menos propositivo— pone el énfasis en el carácter pasivo que suele atribuirse a los personajes femeninos dentro de las historias románticas. En Marry Me, por el contrario, nos enfrentamos a la figura de una mujer exitosa, empoderada y sensible que no necesita el amor en su vida pero que, con la más noble de las intenciones, lo busca.

En comparación, una expresión más madura y acabada de la realidad misma del amor, en lo general, y, en lo particular, una expresión que no deja la palabra final en manos exclusivamente de un “valiente caballero salvador” que decide comprometerse con la felicidad de ambos. Más bien, un amor romántico y de ensoñación que da el papel determinante a su figura femenina y que resuelve su compromiso amoroso en la búsqueda mutua por estar el uno con el otro y, sí, vivir felices para siempre.

No conozco un solo amor perfecto y, con todo, creo conocer amores reales y amores de una vida. Conozco la ilusión que solemos atribuirle a una historia fantástica en la que dos personas conectan de maneras profundas y trascendentales con esfuerzos mínimos, o bien, a través de experiencias vinculantes que les revelan un amor que se remata con un “vivieron felices para siempre”.

No existen, en mi opinión, los amores de comedia romántica en el mundo real. No existen los amores de cuentos de hadas y, sin embargo, son a los que todos aspiramos. Quizá los tipos de amor a los que todos deberíamos aspirar.

No bajo la ingenuidad de que el amor lo vence todo sólo porque sí o de que el amor está exento de la temeraria tarea de reunir dos libertades en un proyecto común. No bajo la autodestructiva necesidad de sostener, en las apariencias, un amor envidiable a toda costa —aún con la propia integridad física, moral y psicológica de por medio. No bajo la necesidad de no estar solo e inventarse un espejismo que, más pronto que tarde, se confunde con amor real.

El sentido en el que deberíamos aspirar a una fantasía de romcom no es, tampoco, el sentido en el que nos motiva a consumir más y mejor o a participar dentro de una pesada maquinaria cultural, social y mercadológica. El sentido en el que nos obligamos a pertenecer a través de una necesidad generada que no nace de la más profunda intimidad subjetiva.

Quizá el único modo en el que deberíamos aspirar a un “vivieron felices para siempre” es aquél en el que nos hacemos conscientes de que no nos merecemos nada menos. En el que nos hacemos conscientes de que conformarse o acostumbrarse no es amar sino una especie de pesimismo —¿o nihilismo?— velado.

Pero con este “quizá” vienen un par de apéndices apostillados: uno, que la fantasía y la realidad se persiguen mutuamente pero sólo se cruzan en el infinito y, dos, que el amor es trabajo —una disciplina, una mística y un hábito.

Que el “vivieron felices para siempre” no aparece espontáneamente en un bar, en un tranvía, en un vagón, en un cine, en el trabajo, en la escuela. Que el “vivieron felices para siempre” se construye día a día como cualquier disciplina artística: con un ser humano —o más, en este caso— aspirando a alcanzar la perfección desde sus limitaciones, su fragilidad y su recurrente falibilidad.

Considerando lo antes dicho, queda, como posdata, una pregunta que, personalmente, no siempre me puedo responder; una que yo le dejo hoy, querido lector, como mi mejor regalo de San Valentín: ¿conoce alguien en verdad el amor?  

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

George Carlin El sueño americano documental reflexion retorica Judd Apatow Michale Bonfiglio HBO Max
Editorial

El arte de sugerir una reflexión

Partiendo de una definición clásica —de inspiración aristotélica— de la retórica ésta es entendida como el “ars bene dicendi” (el arte del buen decir), “la facultad de observar en cualquier caso dado los medios disponibles para la persuasión” o la “combinación de la ciencia de la lógica y de la rama ética de la política”. En mi definición personal: la retórica es el arte de sugerir una reflexión.

Un ejemplo de este concepto se puede extraer de la vida y obra de uno de los comediantes más importantes e influyentes del stand up como género cómico: George Carlin. A quien retrata de manera clara y concisa el documental de Judd Apatow y Michael Bonfiglio para HBO Max, ‘George Carlin’s American Dream’ o ‘George Carlin: El sueño americano’.

Leer Más >>
Palm Springs explicacion dinosaurios Andy Samberg Cristin Milioti Star Plus
Editorial

Donde los dinosaurios existen

Palm Springs logra dar un efectivo paso hacia adelante dentro de los cánones de su tópico base —las tramas de time loop o bucle temporal—; “universalmente aclamada”, durante 2020 se refirió dentro de listas prominentes de las mejores películas de aquel año, además de obtener un par de nominaciones a los Globos de Oro y ser estrenada dentro del Festival de Cine de Sundance.

Su aporte narrativo y un simbolismo representado por un grupo de dinosaurios explican su mensaje de fondo.

Leer Más >>
Crimes of the future David Cronenberg reflexion transhumanismo evolucion Viggo Mortensen Lea Seydoux Kristen Stewart
Editorial

Transhumanismo y evolución

Ya sea por medio de nuestra viva y cambiante estructura biológica o por medio de nuestra hipotética capacidad de manipularla hasta transformarla, el caso es que una pregunta intrigante y compleja se nos presenta: ¿qué vendrá después del homo sapiens?

Con su singular despliegue de estética cinematográfica, un toque de gore seductor, algo de ciencia ficción, cierto halo de cine noir y una potente reflexión filosófica expresada en los términos del género del body horror u horror corporal, David Cronenberg parte de ésta pregunta para trazar una imagen distópica del ser humano y su potencial evolución biológica en Crimes of the Future o Crímenes del futuro.

Leer Más >>
Elvis Presley pelicula Baz Luhrmann reflexion fama Austin Butler Tom Hanks
Editorial

Fama-delirio

El punto exacto en el que el concepto de la fama viró de ser una noción cotidiana para convertirse en una especie de sinónimo moderno que subsume al honor y a la riqueza —y, falazmente, al Bien— es, quizá, incierto. Lo que sí resalta con claridad, empero, son esas primeras figuras que construyeron su mitología, su narrativa y su esencia; esas figuras que, con su aparición, cambiaron el juego de la celebridad, el talento y la popularidad. Figuras como Elvis Presley, cuya vida y carrera llega a las salas de cine de la mano de Baz Luhrmann en Elvis.

Leer Más >>