Existen al menos tres versiones de la película emblema de Giussepe Tornatore, Nuovo Cinema Paradiso. La versión originalmente publicada en Italia, una versión recortada que llegaría inicialmente a los cines alrededor del mundo y, eventualmente, una edición del director que se encargó de atar uno de los cabos sueltos dejados por la versión estándar de la galardonada obra. En todas ellas el punto central del film es el amor al arte.

La cinta se convirtió, en 1988, en el regreso del cine italiano a la consideración de la crítica especializada internacional y en la condición de posibilidad de posteriores éxitos rotundos como la afamada La Vida Es Bella. Tornatore devolvió al cine italiano un camino a la ensoñación y la cálida fantasía con algo del ojo frío y franco del espíritu realista del cine italiano.

Una expresión pulcra y prístina de amor infantil, juvenil y vital por el cine que, no obstante, se rodea de un entorno duro, crudo y desesperanzador: la vida en medio de un pequeño pueblo sicialino después de la Segunda Guerra Mundial. Un microcosmos que acentúa la orfandad paterna, la pobreza y la angustia incomprendida del protagonista de esta historia. Que acentúa la tragedia de un talento pulsante nacido en tierra seca.

Así se nos presenta la historia de Salvatore “Totó” y su inocente e innato amor por el cine. Su curiosidad viva e inquieta y su astucia e ingenua perspicacia para pasar la mayoría de su tiempo rodeado de celuloide, de la brillante luz de las pantallas y, por supuesto, para aprender todo lo posible de este nuevo mundo creado por las cámaras y la narrativa desde los ojos de Alfredo, el operador del proyector del cine del pueblo, el Cinema Paradiso.

La historia de un primer amor que dura para siempre. El amor que no se dirige a una persona, sino el amor que encuentra su fértil formación en el seno de una inquietud contemplativa y expresiva. En una vida mediada por un lenguaje técnico que se asimila como amor propio, como memoria propia y como día a día. Películas convertidas en recuerdos, en lecciones y en refranes. En consejeras, en sabidurías y en salvadoras de vida.

Los análisis dedicados a este film suelen, con justa razón, centrarse en el palpitante corazón que la dirige, que se confiesa absorbido por el amor a las películas. A todo lo que las rodea. A lo que delata un pequeño cine sobre un pequeño pueblo. A su furor, a su transformación (desde su inocente apogeo hasta su concupiscente decadencia), a su función social y moral dentro de una comunidad y, finalmente, a su erección simbólica como la casa de la vida creativa, de la espontaneidad y las experiencias estéticas compartidas nubladas y derrumbadas por la urgencia de la saciedad monetaria y la llegada de las nuevas exigencias de la modernidad.

Y junto a esta historia de amor, la película de Tornatore construye un discurso paralelo que podría quedar obviado desde una mirada sólo emotiva. Me refiero al discurso sobre el sacrificio, la renuncia y el saber dejar atrás que sustenta a esta historia. La reflexión sobre el abandono, la soledad y el mirar al frente que nos lega el emotivo trabajo de Tornatore.

Sí, el punto final de esta historia en sus tres versiones está dado por un bello homenaje al séptimo arte, cargado de amor y de la simbólica superación de una censura que destinaba a Salvatore a nunca ser capaz de conocer los clímax estéticos de la pantalla grande. Sí, la película de Tornatore es una historia del primer amor insuperable. El primer reconocimiento de la identidad que regala el ser absorbido por algo otro; en el caso de Totó, por el cine.

Pero hay una implicación irrenunciable para este amor, una necesidad exigida y enfatizada por las circunstancias de Totó: la necesidad del sacrificio. La necesidad de dejar atrás, de cortar las raíces que lo fijan en su pequeño Giancaldo. La necesidad de renunciar a todo lo que quiere para poder vivir el más puro amor de su vida. Aún cuando ello contrajera la trunca realización de su primer interés romántico, un largo distanciamiento de su familia y amigos y la triste promesa de no volver a ver con vida a su mentor y mejor amigo.

Ese, para mí, resulta el punto más valioso de la historia de Salvatore. El mensaje completo que codifican sus detalles y sus leves acentos: la lección de que un amor no se vive de verdad sin compromiso. Sin sacrificar y sin aprender a dejar atrás. Sin cerrar los ojos y aventarse al vacío metafórico de lo desconocido para encontrar, con suerte, del otro lado un amor irrenunciable. El encuentro efectivo entre un alma y su vocación.

Nuovo Cinema Paradiso es una cinta entrañable por muchísimas razones, admirable por sus lúcidos recursos visuales e histórica por el lugar que ocupara en la carrera del recién fallecido Ennio Morricone. Histórica, también, por sus múltiples reconocimientos y por el modo en que marcó la pauta del preciado cine italiano de los años 90s. Histórica por su icónica escena final.

Pero, personalmente, me resulta mucho más significativa por la cruda y portentosa paradoja que nos expresa: que el amor más puro y sincero no se materializa sin sacrificios, no se materializa sin costarle tiempo y espacio a las relaciones personales, sin costarle espacio y tiempo a las relaciones familiares, sin costarle cotidianidad a nuestro propio pasado.

La trágica duda que aqueja a todo aquél que ama un arte. La dolorosa sospecha de que cada paso hacia nuestra más íntima pasión es un paso más lejos de nuestro día a día, de una comunicación garantizada y de un equilibrio confortable con nuestro pasado. La duda de que cada paso en favor del amor al arte sea un paso más lejos de la capacidad de compartirlo.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Lightyear explicacion polemica Disney Pixar Chris Evans Toy Story Buzz Aldrin
Editorial

Guardianes espaciales

Durante un par de semanas he reflexionado en este espacio sobre el tema de la guerra y sus consecuencias “invisibles”. Ahora, reflexiono sobre las retóricas detrás de este problema con especial énfasis en su versión futurista, los guardianes espaciales. Mitología en la que se inserta el más reciente estreno de Disney Pixar, Lightyear.

Leer Más >>
Barry Berkman HBO Max Bill Hader reflexion
Editorial

Barry Berkman

La semana pasada, a propósito de El Contador de Cartas de Paul Schrader, dediqué este espacio a reflexionar sobre la estela “invisible”—o no inmediatamente visible— que acarrea una cultura de guerra, violencia y armas. Allí intenté apuntar hacia la paradoja irresoluble entre los arraigos materiales del ser humano y los códigos morales que se promete a sí mismo; el problema entre lo que se quiere ser y la imborrable marca de quienes cruzan la horrífica línea del mal moral. Hoy vuelvo al tema desde el ángulo cómico-drámatico de la galardonada serie de HBO, Barry.

Leer Más >>
Paul Schrader Martin Scorsese El Contador de Cartas Oscar Isaac Willem Dafoe Taxi Driver Toro Salvaje
Editorial

Posguerra

Congruente con su estilo equilibrado y atento a las honduras de una mente cargada de dolor y violencia, Paul Schrader (Taxi Driver, Toro Salvaje) se adentra —de nuevo— en una problematización sobre la responsabilidad moral del hombre en su nueva película como escritor y director, El Contador de Cartas.

Leer Más >>
Lo que no sabias del humor mexicano serie documental Star Plus National Geographic reflexion Alex Fernandez Andres Bustamante Eugenio Derbez Franco Escamilla Omar Chaparro Chumel Torres
Editorial

Hablando en serio de la comedia mexicana

En ocasiones previas he usado este espacio para entrecruzar los horizontes de la Filosofía y la comedia  —ya sea a propósito de Los Simpsons clásicos, la comedia de roast o la sátira de los creadores de South Park—; en aquellas oportunidades he reiterado que la comedia es un camino ampliamente inexplorado por las filosofías premodernas, que la comedia puede convertirse en un camino oblicuo a la empatía y la inclusión y que la comedia, entre muchas otras cualidades, tiene la particularidad de retar, empujar y explorar sus propios límites con una inquietante plasticidad. Hoy vuelvo al tema movido por la nueva serie documental de Star Plus y National Geographic, ‘Lo que no sabías del humor mexicano’.

Leer Más >>