Humor negro, acción y una heterodoxa familia en Zombieland: Double Tap.

Apostar por una secuela, sobre todo de películas que parecería que no tienen nada más que contarnos, resulta muy arriesgado en estos días. Hemos visto ya muchas películas regresar de manera forzada y sin sentirse del todo bien y, en muchos casos, incluso echando a perder lo bueno de sus antecedentes.

Zombieland: Doble Tap, afortunadamente, es todo lo contrario, una segunda parte que, si bien parecía innecesaria, resulta efectiva, emocionante, graciosa y entretenida de principio a fin. Haciendo los precisos callbacks a momentos de su primera entrega y refrescando su trama con una nueva aventura y la adición de nuevos personajes, esta película vale la pena cada segundo.

Las risas que logra esta cinta son estridentes, carcajada, pero eso sí, sólo para quienes tienen el gusto del verdadero humor negro, sin miedo a ver efectos sangrientos y asquerosos y que ello constituya un chiste, o bien, sin reservas frente a un sarcasmo constante y ácido que, además de todo, resulta ingenioso e inteligente.

Con la visita a lugares como la Casa Blanca del mundo del apocalipsis zombie, la búsqueda adolescente de Little Rock (la más joven de esta heterodoxa familia), las referencias a la figura de Elvis e, incluso, nuevos tipos de zombies, Zombieland 2 logra refrescar la franquicia sin traicionar en lo más mínimo los principios que generaron el culto y admiración que envuelven a la primer entrega de la saga.

Woody Harrelson, Jesse Eisenberg, Emma Stone y Abigail Breslin vuelven en el tono adecuado, como si no hubiesen pasado diez años desde sus últimas interpretaciones de Tallahasse, Little Rock, Columbus y Wichita. La historia continúa con una naturalidad que fluye sutilmente y con ese mismo ritmo suma las participaciones de Zoey Deutch (The Politician), Rosario Dawson (Daredevil), Thomas Middleditch y Luke Wilson; perfectamente colocadas, en el tono necesario y surgiendo de dinámicas situadas en los momentos correctos: sin exageración alguna (al menos ninguna fuera de la lógica de Zombieland).

Destaca particularmente el trabajo de Zoey Deutch como Madison, quien se convierte en el vehículo de la trama y, por tanto, de las nuevas dinámicas, retos y aventuras a las que se enfrentará esta peculiar familia de forajidos. Por lo demás, los efectos especiales son impresionantes, realistas, novedosos, impactantes pero, no obstante, atenuados, sin violencia gratuita ni que rebase los límites de esta historia; manteniendo (e incluso elevando) la creatividad irónica característica establecida por la primera parte de esta franquicia.

Vuelven las reglas de Columbus (#1 Cardio, #2 Double Tap, etcétera), vuelven los diálogos cínicos, irónicos, ácidos y sarcásticos, vuelven los premios y récords de esta cacería de zombies, pero, más que todo, vuelve en grande Zombieland con una secuela digna de las excelentes cualidades de su primera entrega.

Todo ello, me parece, sin que sea absolutamente necesario conocer la primer película; claro, si viste la primera entrega podrás cachar un par de chistes y referencias más, sin embargo, en lo fundamental, Double Tap se sostiene por sí misma y en un ritmo constante que te mantendrá invertido en la película durante su poco más de hora y media de duración.

Hay una escena post créditos, casi inmediatamente después de los primeros nombres, así que difícilmente te la perderás. Es un atinadísimo callback a uno de los momentos emblemáticos de la primer entrega que agradecemos todos los que hemos sido atrapados por el particular sentido del humor de estas cintas de Ruben Fleischer, Rhett Reese, Paul Wernick y David Callaham.

En conclusión, este film es garantía de entretenimiento, risas y diversión pura para quienes gusten y compartan el sentido del humor negro con toques violentos y apocalípticos; con un guión que se sostiene por sí mismo y se justifica sin elaboraciones hipercomplejas; y, afortunadamente, una redonda segunda parte para una sensacional saga con un excelente elenco.

El editorial de la semana:

Lightyear explicacion polemica Disney Pixar Chris Evans Toy Story Buzz Aldrin

Guardianes espaciales

Durante un par de semanas he reflexionado en este espacio sobre el tema de la guerra y sus consecuencias “invisibles”. Ahora, reflexiono sobre las retóricas detrás de este problema con especial énfasis en su versión futurista, los guardianes espaciales. Mitología en la que se inserta el más reciente estreno de Disney Pixar, Lightyear.

Leer Más >>

Contenido relacionado:

Barry Berkman HBO Max Bill Hader reflexion
Editorial

Barry Berkman

La semana pasada, a propósito de El Contador de Cartas de Paul Schrader, dediqué este espacio a reflexionar sobre la estela “invisible”—o no inmediatamente visible— que acarrea una cultura de guerra, violencia y armas. Allí intenté apuntar hacia la paradoja irresoluble entre los arraigos materiales del ser humano y los códigos morales que se promete a sí mismo; el problema entre lo que se quiere ser y la imborrable marca de quienes cruzan la horrífica línea del mal moral. Hoy vuelvo al tema desde el ángulo cómico-drámatico de la galardonada serie de HBO, Barry.

Leer Más >>
Paul Schrader Martin Scorsese El Contador de Cartas Oscar Isaac Willem Dafoe Taxi Driver Toro Salvaje
Editorial

Posguerra

Congruente con su estilo equilibrado y atento a las honduras de una mente cargada de dolor y violencia, Paul Schrader (Taxi Driver, Toro Salvaje) se adentra —de nuevo— en una problematización sobre la responsabilidad moral del hombre en su nueva película como escritor y director, El Contador de Cartas.

Leer Más >>
Lo que no sabias del humor mexicano serie documental Star Plus National Geographic reflexion Alex Fernandez Andres Bustamante Eugenio Derbez Franco Escamilla Omar Chaparro Chumel Torres
Editorial

Hablando en serio de la comedia mexicana

En ocasiones previas he usado este espacio para entrecruzar los horizontes de la Filosofía y la comedia  —ya sea a propósito de Los Simpsons clásicos, la comedia de roast o la sátira de los creadores de South Park—; en aquellas oportunidades he reiterado que la comedia es un camino ampliamente inexplorado por las filosofías premodernas, que la comedia puede convertirse en un camino oblicuo a la empatía y la inclusión y que la comedia, entre muchas otras cualidades, tiene la particularidad de retar, empujar y explorar sus propios límites con una inquietante plasticidad. Hoy vuelvo al tema movido por la nueva serie documental de Star Plus y National Geographic, ‘Lo que no sabías del humor mexicano’.

Leer Más >>
Tony Hawk documental skate filosofia Until The Wheels Fall Off HBO Max Tony Hawks Pro Skater Rodney Mullen Lance Mountain Christian Hosoi Steve Caballero Duane Peters
Editorial

Una filosofía del skate

Nunca fui especialmente hábil para los deportes de riesgo controlado. No sé andar en bicicleta, no sé usar patines y mucho menos patineta. Nunca tuve

Leer Más >>