Humor negro, acción y una heterodoxa familia en Zombieland: Double Tap.

Apostar por una secuela, sobre todo de películas que parecería que no tienen nada más que contarnos, resulta muy arriesgado en estos días. Hemos visto ya muchas películas regresar de manera forzada y sin sentirse del todo bien y, en muchos casos, incluso echando a perder lo bueno de sus antecedentes.

Zombieland: Doble Tap, afortunadamente, es todo lo contrario, una segunda parte que, si bien parecía innecesaria, resulta efectiva, emocionante, graciosa y entretenida de principio a fin. Haciendo los precisos callbacks a momentos de su primera entrega y refrescando su trama con una nueva aventura y la adición de nuevos personajes, esta película vale la pena cada segundo.

Las risas que logra esta cinta son estridentes, carcajada, pero eso sí, sólo para quienes tienen el gusto del verdadero humor negro, sin miedo a ver efectos sangrientos y asquerosos y que ello constituya un chiste, o bien, sin reservas frente a un sarcasmo constante y ácido que, además de todo, resulta ingenioso e inteligente.

Con la visita a lugares como la Casa Blanca del mundo del apocalipsis zombie, la búsqueda adolescente de Little Rock (la más joven de esta heterodoxa familia), las referencias a la figura de Elvis e, incluso, nuevos tipos de zombies, Zombieland 2 logra refrescar la franquicia sin traicionar en lo más mínimo los principios que generaron el culto y admiración que envuelven a la primer entrega de la saga.

Woody Harrelson, Jesse Eisenberg, Emma Stone y Abigail Breslin vuelven en el tono adecuado, como si no hubiesen pasado diez años desde sus últimas interpretaciones de Tallahasse, Little Rock, Columbus y Wichita. La historia continúa con una naturalidad que fluye sutilmente y con ese mismo ritmo suma las participaciones de Zoey Deutch (The Politician), Rosario Dawson (Daredevil), Thomas Middleditch y Luke Wilson; perfectamente colocadas, en el tono necesario y surgiendo de dinámicas situadas en los momentos correctos: sin exageración alguna (al menos ninguna fuera de la lógica de Zombieland).

Destaca particularmente el trabajo de Zoey Deutch como Madison, quien se convierte en el vehículo de la trama y, por tanto, de las nuevas dinámicas, retos y aventuras a las que se enfrentará esta peculiar familia de forajidos. Por lo demás, los efectos especiales son impresionantes, realistas, novedosos, impactantes pero, no obstante, atenuados, sin violencia gratuita ni que rebase los límites de esta historia; manteniendo (e incluso elevando) la creatividad irónica característica establecida por la primera parte de esta franquicia.

Vuelven las reglas de Columbus (#1 Cardio, #2 Double Tap, etcétera), vuelven los diálogos cínicos, irónicos, ácidos y sarcásticos, vuelven los premios y récords de esta cacería de zombies, pero, más que todo, vuelve en grande Zombieland con una secuela digna de las excelentes cualidades de su primera entrega.

Todo ello, me parece, sin que sea absolutamente necesario conocer la primer película; claro, si viste la primera entrega podrás cachar un par de chistes y referencias más, sin embargo, en lo fundamental, Double Tap se sostiene por sí misma y en un ritmo constante que te mantendrá invertido en la película durante su poco más de hora y media de duración.

Hay una escena post créditos, casi inmediatamente después de los primeros nombres, así que difícilmente te la perderás. Es un atinadísimo callback a uno de los momentos emblemáticos de la primer entrega que agradecemos todos los que hemos sido atrapados por el particular sentido del humor de estas cintas de Ruben Fleischer, Rhett Reese, Paul Wernick y David Callaham.

En conclusión, este film es garantía de entretenimiento, risas y diversión pura para quienes gusten y compartan el sentido del humor negro con toques violentos y apocalípticos; con un guión que se sostiene por sí mismo y se justifica sin elaboraciones hipercomplejas; y, afortunadamente, una redonda segunda parte para una sensacional saga con un excelente elenco.

El editorial de la semana:

Marylin Monroe explicacion Blonde Rubia Andrew Domink Netflix reflexion filosofia

Norma Jeane

Blonde, donde se encuentran la investigación documental y la pura creación literaria para recomponer y reconstruir el legado cinematográfico de uno de los mitos más preciados del “sueño americano”: Marylin Monroe.

Leer Más >>

Contenido relacionado:

Better Call Saul reflexion filosofia sofistas Bob Odenkirk Rhea Seehorn Vinge Gilligan Peter Gould Breaking Bad Netflix final explicado abogado
Editorial

Abogánster

Better Call Saul, uno de los poquísimos casos de una serie derivada de otra serie que es igual o mejor que su fuente de origen. Un nuevo despliegue del arrollador nivel de storytelling de Vince Gilligan y Peter Gould.

La historia de un abogánster-sofista.

Leer Más >>
Only Murders in the Building reflexion Selena Gomez Steve Martin Martin Short Star Plus por que nos gustan las historias de crimen real true crime
Editorial

True crime

El “morbo” ha cobrado especial auge en años recientes con la ayuda del cine, la televisión y los servicios de streaming; ya sea en audio con podcasts como Leyendas Legendarias o Fausto, ya sea en televisión con shows y series documentales como La Ley y el Orden: Unidad de Víctimas Especiales, El Estafador de Tinder, House of Hammer, Mindhunter, Wild Wild Country, The Vow o hasta casos menos directos pero del género como El Caso Cassez-Vallarta: una novela criminal y ejemplos locales como Canibal, indignación total. Una abundante producción de shows que constituyen esa expresión contemporánea del morbo que se engloba en el género del true crime o crimen real. Género que Only Murders in the Building readapta desde los ojos del misterio, la comedia, el drama y la parodia.

Leer Más >>
Soy tu fan pelicula reflexion reseña explicacion telenovela serie comedia romantica Ana Claudia Talancon Martin Altomaro Maya Zapata Canal Once Star Plus
Editorial

Soy tu fan: de la telenovela a la comedia romántica

Nuestras abuelas hablaban de “comedias” donde el rol de la mujer solía estar estetizado y constreñido por las ideas de pureza, belleza, perfección y sufrimiento —una relativa sumisión ante las tragedias de la vida. A nosotros, con un cambio del paradigma de narración dominante, nos toca conocer estas historias bajo el ojo de la comedia romántica serializada o filmada. Un nuevo modelo en que la confusión propia de la libertad femenina está al centro de la ecuación. Una libertad que se celebra aún en sus contradicciones y sus tragedias inherentes.

Leer Más >>
Nathan Fielder El Ensayo The Rehearsal reflexion Nathan For You mockumentary falso documental television HBO Max
Editorial

TV realidad

Colaborador y heredero de la tradición cómica-fílmica-televisiva del género del mockumentary o falso documental, con The Rehearsal o El Ensayo, el actor, productor, escritor y cómico canadiense Nathan Fielder se encarga de llevar el concepto de la “realidad televizada” a nuevos horizontes de hilaridad y de cuestionamiento sobre el modo en que una cámara influye en la manera en que elegimos presentamos ante los demás como seres humanos.

Leer Más >>