Incapaz de percibir tu forma

En enero de 2018, La Forma del Agua del cineasta mexicano Guillermo del Toro llenaba las salas de cine tras prometedoras exhibiciones en el Festival Internacional de Cine de Toronto, el Festival Internacional de Cine de Londres BFI y el Festival Internacional de Cine de Venecia donde se alzó con el León de Oro. Pocos meses después la cinta reflejaría su calidad con dos Globos de Oro (siete nominaciones) y cuatro Premios Óscar de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias de la Cinematografía (trece nominaciones).

Por aquellos días yo vivía una renovada angustia y depresión enraizadas en la incertidumbre que me generaba mi reciente decisión de dejar de lado pretensiones académicas de posgrado a las que a duras penas lograba arrebatarles un poco de felicidad. Me sentía agotado, drenado. Adormecido.

Vivía con una nula esperanza de encontrar una salida para una pulsante creatividad y una avidez de expresión. La inútil pasión por el conocimiento y una insaciable curiosidad parecían, en ese entonces, destinadas al despropósito. A una simple ínfula intelectualoide y sentimentalista que no cabía en un mundo práctico, productivo, negador de cualquier ocio.

Durante mi licenciatura en Filosofía e incluso durante mi subsiguiente paso por una licenciatura en Letras Clásicas, atacaba estos sentimientos recurrentes de incertidumbre y angustia con una vuelta a mis principios. Releía con una inagotable pasión el Banquete de Platón pues sabía que ahí me había enamorado de la filosofía como estilo de vida, como práctica, como ideal. Ahí había construido el asidero de un amor fértil e inextinguible por el amor a la sabiduría. Por la promesa socrática de que amando se llega a algún lugar.

Para las épocas en las que The Shape Of Water llegaba a los cines ya ni Platón lucía esperanzador. Ya ni mi griego, ni mi latín, ni mis categorías emocionales e intelectuales lograban resignificar lo que hacía con mi vida. Todo se sentía oscuro, insípido, repetitivo. Absurdo, irrelevante.

Y, entonces, fui al cine. Fui a descubrir una historia profundamente clásica que, al tiempo, buscaba refigurar a las princesas pulcras de la ensoñación y a los dioses ajenos de la tradición. Descubrí la historia de amor entre un dios anfibio y una mujer muda. Una historia de múltiples amores: el divino, el prohibido, el del científico por su ciencia, el del artista por su arte.

Me conmoví con la sensatez y sabiduría deltoresca que me recordaba que el amor, en su más pura ocurrencia, toma la forma de quien lo profesa. Que el amor es una eterna llamada a la otredad. A lo distinto. A lo indomable. A lo radicalmente humano. A aquello que, como el agua, nos cubre y nos aprehende mucho antes de que nosotros lo comprendamos y lo dominemos.El amor, cuando es real, parece vivirnos antes de que nosotros lo vivamos a él.

Sobre todo, del Toro me recordó algo que ningún escritor debería olvidar jamás: todavía se puede hablar de corazón a corazón. Las letras, las imágenes y las artes son todavía un canal de comunicación efectivo para encontrarnos sin siquiera estar frente a frente. El arte y las humanidades siguen siendo un espacio para presentarnos. Hacernos visibles. Y más bello aún, para comprobar que siempre habrá alguien que salga a nuestro encuentro. Siempre habrá alguien que reconozca en nuestros sollozos o en nuestros suspiros los propios penares, los propios amores.

Ha pasado ya un año y medio desde que inicié con Filosofía Millennial. Se han publicado (e impreso en periódico) ya 79 columnas. Más de 1700 notas en nuestro sitio web. Han pasado ya más de dos años y todavía agradezco a la obra de Guillermo del Toro por despertarme. Por presentarse con el corazón abierto a escribir, a filmar y a compartir. Por inspirarme. Por abrirme los ojos ante la grandeza del cine como un foro compartido desde el que hoy puedo ensayar ideas, reflexiones, curiosidades e impulsos filosóficos.

Vi por cuarta vez La Forma del Agua en estos días. Días de nueva incertidumbre y difícil motivación. Lloré de nuevo ante el franco impacto de lo sublime que me hace ceder con humildad ante algo que me excede. El amor, ya no entre personas o personajes, sino de un individuo hacia una vida, una disciplina y un arte. Hacia lo que raya en los límites de la humanidad.

Con curiosidad me percaté que mis dos asideros motivacionales lidian con la idea del amor. Platón lo hacía desde lo racional y lo lógico-argumental, recordándonos que el amor es una eterna búsqueda, interminable, irrenunciable y ante la que uno debería ser capaz de entregarse sin otra cosa que pura convicción pura. Del Toro lo hace desde las imágenes, con el cine como motor y como medio, desde la experiencia fenomenológica de la fantasía y la liberación del amor del dogmático “romanticismo hollywoodense” que exige a sus protagonistas renunciar a sí mismos.

Aquello que expresa de manera impecable el poema final que cita The Shape Of Water (que hoy sabemos es la paráfrasis de una traducción del poeta persa Hakim Sanai, sufí (místico del islam) de los siglos XI y XII): el amor, cuando alcanza su mayor excelencia, transgrede su condición meramente emotiva y se convierte en una mística. El amor resignifica y revive cualquier esperanza. Despierta y disuelve cualquier anestesia.

Entendí entonces el eco que hace esta película en mí: ese es el amor que yo siento. El amor que yo experimento cuando veo a la filosofía ya no sólo como un colegio académico. El amor con el que la convierto en mi forma de vida. El amor con el que cuando pienso en el amor a la sabiduría lo único que me viene a la mente es un: “Unable to perceive the shape of You, I find You all around me. Your presence fills my eyes with Your love, It humbles my heart. For You are everywhere”.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Lightyear explicacion polemica Disney Pixar Chris Evans Toy Story Buzz Aldrin
Editorial

Guardianes espaciales

Durante un par de semanas he reflexionado en este espacio sobre el tema de la guerra y sus consecuencias “invisibles”. Ahora, reflexiono sobre las retóricas detrás de este problema con especial énfasis en su versión futurista, los guardianes espaciales. Mitología en la que se inserta el más reciente estreno de Disney Pixar, Lightyear.

Leer Más >>
Barry Berkman HBO Max Bill Hader reflexion
Editorial

Barry Berkman

La semana pasada, a propósito de El Contador de Cartas de Paul Schrader, dediqué este espacio a reflexionar sobre la estela “invisible”—o no inmediatamente visible— que acarrea una cultura de guerra, violencia y armas. Allí intenté apuntar hacia la paradoja irresoluble entre los arraigos materiales del ser humano y los códigos morales que se promete a sí mismo; el problema entre lo que se quiere ser y la imborrable marca de quienes cruzan la horrífica línea del mal moral. Hoy vuelvo al tema desde el ángulo cómico-drámatico de la galardonada serie de HBO, Barry.

Leer Más >>
Paul Schrader Martin Scorsese El Contador de Cartas Oscar Isaac Willem Dafoe Taxi Driver Toro Salvaje
Editorial

Posguerra

Congruente con su estilo equilibrado y atento a las honduras de una mente cargada de dolor y violencia, Paul Schrader (Taxi Driver, Toro Salvaje) se adentra —de nuevo— en una problematización sobre la responsabilidad moral del hombre en su nueva película como escritor y director, El Contador de Cartas.

Leer Más >>
Lo que no sabias del humor mexicano serie documental Star Plus National Geographic reflexion Alex Fernandez Andres Bustamante Eugenio Derbez Franco Escamilla Omar Chaparro Chumel Torres
Editorial

Hablando en serio de la comedia mexicana

En ocasiones previas he usado este espacio para entrecruzar los horizontes de la Filosofía y la comedia  —ya sea a propósito de Los Simpsons clásicos, la comedia de roast o la sátira de los creadores de South Park—; en aquellas oportunidades he reiterado que la comedia es un camino ampliamente inexplorado por las filosofías premodernas, que la comedia puede convertirse en un camino oblicuo a la empatía y la inclusión y que la comedia, entre muchas otras cualidades, tiene la particularidad de retar, empujar y explorar sus propios límites con una inquietante plasticidad. Hoy vuelvo al tema movido por la nueva serie documental de Star Plus y National Geographic, ‘Lo que no sabías del humor mexicano’.

Leer Más >>

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Lia

    Hermosas letras. De esos momentos en que lees algo tan perfecto como lo hubieras querido describir pero que Jamas hubieras tenido cada palabra precisa como quien escribió esta nota. Gracias por tus letras!!

    1. admin

      Lia, muchísimas gracias por tu comentario. Nos halaga de sobremanera que valores nuestro texto con tanto aprecio como el que expresas.

      Te invitamos a seguir leyendo nuestro contenido, tenemos más editoriales (donde nuestro editor en jefe desarrolla algunos puntos de vista) dedicadas a conciertos, series, festivales, películas y otros temas además de que compartimos diariamente notas de interés en nuestras demás secciones.

      En verdad valoramos mucho tu comentario, nos ayuda a seguir motivados para continuar con este proyecto. Es siempre un gusto encontrar lectores francos para lo que hacemos. Seguiremos trabajando. 🤓

  2. Gabriel

    No ma que buena reflexión, felicidades!!. Escribes súper bien! Claro conciso y con mucha sensibilidad!

    1. admin

      Gabriel, muchas gracias por tu comentario. Es siempre un gusto leer buenas impresiones sobre nuestro trabajo.

      Te invitamos a seguir leyendo nuestras editoriales donde nuestro editor en jefe reflexiona desde la filosofía con contenidos de música, cine, televisión y más. También publicamos notas de interés todos los días para mantenernos informados sobre lo que pasa en los mundos del entretenimiento.

      Tus palabras y tu apoyo nos motivan a seguir creciendo y nos ayudan a reiterar que nuestro trabajo conecta con otros seres humanos. En verdad, gracias. Seguiremos trabajando. 🤓

  3. Leo

    Hola, mi nombre es Leo y estoy concluyendo mis estudios de filosofía en la licenciatura. Desde que vi la liga que me trajo a tu blog me emocionó ver reunidas en un texto las dos cosas que más amo en el mundo: el arte y la filosofía, dos elementos que no estoy muy seguro de que estén separados y que, sin embargo, las estudiamos aparte y en la experiencia encontramos diluidas en una misma obra, pocas veces. Te comparto que esta lectura me hizo vibrar, es posible sentir tus emociones, desde el miedo hasta la esperanza, la angustia y la valentía. Creo que todos nos encontramos en esa eterna búsqueda de nosotros mismos, de nuestra forma y en este camino nos vamos topando con señales, signos y símbolos, por eso siempre hay que estar alerta. Enhorabuena por tus avances y que el ánimo no desista.

    1. Filosofía Millennial

      Muchas gracias por tu comentario, Leo, es siempre un gusto encontrarse con personas que conecten con nuestro contenido.

      Te invitamos a que leas más de nuestras editoriales en las que tratamos de compartir algo de filosofía a partir de múltiples artes: música, teatro y principalmente cine y series de TV. Tus palabras nos ayudan a motivarnos para continuar con estos textos y nuestras notas diarias pues nos dan la certeza de que nuestro mensaje es recibido. Nos halaga de sobremanera saber que, además, es capaz de conectar con tus emociones, eso nos reitera que vamos por buen camino.

      En verdad, muchas gracias por el apoyo. Seguiremos trabajando.🤓

Comentarios cerrados.