La caza y la luz.

Publicado en Diario Imagen el 8 de enero de 2020.

Ayer por la tarde tuve el gusto de ver una de las películas que más esperé durante 2019. Por las buenas críticas que leí al respecto, por lo intrigante de su premisa y por el genuino interés de acercarme a un tipo de cine que no sabía qué tanto podría disfrutar o comprender. El resultado, afortunadamente, fue una experiencia estética bien lograda: tensa de principio a fin, disfrutable y, sobre todo, retadora (que te lleva a pensar fuera de lo que se convierte en común).

Así, El Faro de Robert Eggers me ha resultado especialmente rica en su puesta en escena, en su realización. En el compromiso de su director para ambientar minuciosamente esta película en el siglo XIX incluyendo muebles, platos, vasijas y todo tipo de artículos de la época para darle la consistencia adecuada a este complejo film.

Protagonizada por Robert Pattinson y Willem Dafoe, ambos logrando potentes momentos actorales durante este trabajo, The Ligthouse nos cuenta la historia de dos cuidadores de faro (uno experimentado y otro aprendiz) que ven retada su cordura a partir de la convivencia limitada por los confines del breve islote que habitan, por una poderosa tormenta que azota su pequeño pueblo de dos hombres y por sus propios demonios que encontrarán en dichas circunstancias un terreno fértil para la expiación.

Tensa desde el primer momento, la película es un curso rápido de terror psicológico, generado desde su formato visual 1.19:1 que constriñe la imagen a un cuadro en la pantalla que, desde lo meramente visual, genera ya esa sensación de enclaustramiento que después la cinta se encargará de desarrollar y explorar por diferentes causes.

El uso del plano corto y del plano a detalle se convierten aquí en herramientas elementales para acercar al espectador a la creciente tensión entre los personajes principales de esta obra que, por momentos, se torna metafórica y simbólicamente psicológica alcanzando, incluso, cuadros dignos de compararse a los clásicos artes pictóricos.

En lo argumental, por su parte, la película se presenta simple en su estructura pero compleja en sus episodios, siempre tendientes entre el hacinamiento que construye la dualidad en un espacio cerrado e íntimo y el solipsismo de un aire compartido (por momento, quizá, hasta de una mente compartida).

En otras palabras, la historia se resuelve en dos principales puntos que, metafóricamente, he decidido llamar: la luz y la caza. La luz, como es claro, refiere a la del faro en el que se lleva a cabo esta trama; misma que se convertirá en el significante simbólico de la libertad y la esperanza conforme avanza la cinta y que remata con una hermosa alegoría final. La caza, como un juego fonético con “la casa”, segundo componente de la palabra inglesa “lighthouse” que da título a esta película en su idioma original; porque aquí la casa del faro (compartida por nuestros protagonistas) se convierte en la incesante caza, en la incesante tensión interna de ponerse a prueba contra uno mismo (“uno mismo” reflejado en el otro): la caza del perro que se muerde la cola; en la que, muchas veces malsanos, se tornan nuestros laberintos psicológicos internos.

Así, esta película nos muestra la luz y la caza en las que se diluye el enclaustramiento para cualquier ser humano. Quizá porque no existe nada más natural (y luego nada más evitable e inconsciente) que el propio pensamiento, que el andar de las propias ideas y el propio razonamiento automático, que, más pronto que tarde, va construyendo trenes de ideas que paulatinamente van oxidando sus vías y terminan por convertirse en los leitmotivs de nuestro día a día.

Leitmotivs que a veces nos engrandecen (sin sentido), leitmotivs que a veces nos empequeñecen (sin sentido), leitmotivs que nos celebran (¿sin sentido?), leitmotivs que nos culpan (¿sin sentido?). Leitmotivs que nos aprisionan. En nuestra propia cabeza, en la mente compartida a través del diálogo insistente con las mismas personas, los mismos círculos y sobre los mismos asuntos y en la opinión que nos generamos sobre nosotros mismos y los otros a través de nuestra incapacidad de salir al mundo a contrastar nuestros puntos de vista.

La diferencia, relajante y sublimadora, entre nosotros y esta experiencia estética es que, en contraste con este par de cuidadores de faro, nosotros sí somos capaces de compartir nuestra opinión con quienes no piensan lo mismo que nosotros (más allá del diálogo fusionado que se torna paso a paso en un monólogo compartido). Más allá de los ecos de lo que creemos saber, de lo que creemos que tenemos por cierto. Nosotros tenemos la esperanza luminosa de la crítica. La esperanza luminosa de cazar, más allá de nuestra casa, más allá de nosotros; de cazar el conocimiento, el aprendizaje constante y la construcción de opiniones con ayuda de los otros diferentes a nosotros.

Lamentablemente nuestros protagonistas no tienen la misma suerte y acarrearan las consecuencias de su lucha interna y su lucha de poderes (por dominio, autoafirmación e imposición). No cuentan con otra cosa que la estremecedora y terrible semilla psicológica de la interminable tensión entre la luz y la caza. La casa que es la caza de uno mismo volcada al otro como proyección de las inconformidades personales y la luz de la esperanza convertida en la materialización de lo que se cree merecido.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

The Good Place Netflix Michael Schur Chidi Anagonye filosofia comedia series Brooklyn Nine Nine The Office Master of None
Editorial

Más allá, más acá

El caso existencial del filósofo establece una paradoja recurrente que enfrenta al conocimiento con la práctica. Una paradoja excelentemente ejemplificada por el filósofo de ficción Chidi Anagonye de la serie de comedia y fantasía The Good Place.

Leer Más >>
Aftersun pelicula explicacion A24 Charlotte Wells Paul Mescal Frankie Corio
Editorial

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido

“Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido”, reza la sabiduría popular. Nadie sabe el lugar exacto, el espacio específico y el sentimiento unívoco que implica una persona en su vida hasta que ésta fallece. En otras palabras, somos incapaces de saber exactamente quién es una persona hasta el día en que sabemos que nunca más la volveremos a ver.

Estos temas rondan la aclamada opera prima de la cineasta británica Charlotte Wells, Aftersun.

Leer Más >>
Black Panther Wakanda Forever Pantera Negra Wakanda Por siempre Tenoch Huerta Letitia Wright Ryan Coogler reflexion explicacion Namor
Editorial

Los límites de una representación incluyente

Uno de los discursos preponderantes en la industria del cine contemporánea es el de la representación incluyente de la diversidad a través de productos de entretenimiento.

Un caso reciente de estos productos que favorecen al discurso de una representación incluyente se encuentra en la esperada nueva entrega del MCU, Black Panther: Wakanda Forever o Pantera Negra: Wakanda por siempre dirigida por Ryan Coogler.

Leer Más >>
El gabinete de curiosidades de Guillermo del Toro explicacion Grand Guignol gotico horror series antologia Netflix Cabinet of curiosities
Editorial

Grand Guignol

En medio del distrito Pigalle de la ciudad de París en Francia, durante finales del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX existió un teatro cuyos shows influirían en el concepto del horror como género narrativo: Le Théâtre du Grand-Guignol (“El Teatro de la Gran Marioneta”).

Es esta tradición narrativa uno de los trasfondos que conectan a las ocho historias que componen la nueva serie antológica de Guillermo del Toro para Netflix: El Gabinete de Curiosidades de Guillermo del Toro.

Leer Más >>