La diferencia entre horror y terror

Aunque en el lenguaje cotidiano y coloquial los conceptos de horror y terror parecen no tener ninguna distinción, sus definiciones revisadas por la Real Academia de la Lengua Española dejan ver una mínima inclinación que permite introducir una cierta separación entre ambos vocablos. Esta distancia, me parece, puede exhibirse muy bien desde la ingeniosa, refrescante, técnica y galardonada película del cineasta guatemalteco Jayro Bustamante: La Llorona.

Perteneciente al género narrativo de horror o terror –donde ambos términos suelen usarse de manera intercambiable −, la cinta explora los hechos y las consecuencias del genocidio maya perpetrado, orquestado y ejecutado en el periodo entre 1981 y 1983 por el Jefe de Estado (de facto; i.e., llegado al poder por un golpe de estado) Enrique Monteverde (en la vida real, Efraín Ríos Montt) y los militares a su mando en el llamado Triángulo Ixil (conformado por las municipalidades indígenas de El Quiché, Santa María Nebaj, San Juan Cotzal y San Gaspar Chajul; al norte de Guatemala). Pero lo hace bajo una mirada refiguradora, metafórica y enriquecedora: la figura de la actividad sobrenatural vengativa del folklor hispanoamericano. La figura de La Llorona.

Rozando en los enigmas del psicoanálisis y la mente humana, el film de Bustamante se centra en los últimos días de Monteverde (Ríos Montt). Envejecido, debilitado, casi agonizante. Perseguido por su pasado, por sus fechorías. Por un inhóspito despertar del remordimiento. Enjuiciado (en 2013) por genocidio y crímenes contra la humanidad. Rodeado de protestas en su contra: del desprecio de sus compatriotas. Confrontado con las vejaciones, violentas en toda índole, que ahora enmarcan su infame legado histórico.

Y es que, según nos deja ver La Llorona, Ríos Montt (Monteverde) se concebía a sí mismo como un buen cristiano cumpliendo con su deber. Se concebía como un patriota que salvaba a su país del comunismo. Porque, contextualizado en la Guerra Civil Guatemalteca (1960 a 1996), ese fue el argumento medular de su defensa, de su actuar: que todas las comunidades indígenas eran enemigas de Guatemala porque todas ellas eran aliadas de la guerrilla comunista en la región. Defensa que, sin embargo, no explica la muerte de niños y niñas mayas; no explica la esclavización sexual de mujeres y niñas de las comunidades ixiles; no explica la muerte tortuosa de miles de indígenas llevados al límite del exterminio de su etnia.

 Será, entonces, todo esto, lo que tome la forma de una acechadora figura femenina en el seno de su hogar. Será, todo esto, lo que la nueva trabajadora doméstica de su casa, Alma, encarne y desate con una serie de acontecimientos sobrenaturales que, paso a paso, desnudarán el horror de una conciencia mermada por los propios actos inmorales. Será, todo esto, lo que se hará palpable en una poderosa reinterpretación de una bien conocida figura del folklor: La Llorona. La Llorona moderna. La Llorona que pena por sus hijos pero no a causa de un infanticidio cometido por ella, sino que sufre, una y otra vez, la muerte de su prole, de su progenie; a manos de quienes, como Ríos Montt (Monteverde), han visto en los indígenas un motivo para reafirmar el poder, una excusa para “purificar” un concepto de cultura y de nación, una riqueza culturar inconmensurable para ser oprimida.

Y es ahí donde el recurso de Jayro Bustamante a la figura de La Llorona se convierte en genialidad pura. No sólo en la ejecución técnica cinematográfica, que resulta más que adecuada, inquietante, pulcra y precisa; sino también en el fino hilado de una historia que revela el horror del genocidio. El horror de una cultura que sistemáticamente, por siglos, ha separado al mundo en razas, en estratos económicos, en “niveles” de humanidad. El horror de una lamentable identidad que cruza a Hispanoamérica y su esclavización (simbólica o fáctica) de sus pueblos originarios.

Un horror revertido en la forma de un espíritu vengativo de la tradición oral, La Llorona, que busca cobrar justicia en nombre de la feminidad, de la carne, huesos y sangre indígenas. Un horror encarnado en un ánima del folklor que, desde la reinvención de Bustamante, se convierte en la eterna acompañante, en la inolvidable falta, de quienes dan nombre a la lesa humanidad.

No en vano esta joya del cine guatemalteco contemporáneo ha recorrido el Festival de Cine de Venecia, el Toronto International Film Festival, los Golden Globes, los Premios Goya, los Premios Peabody, entre muchas otras ceremonias y festivales alrededor del mundo, recogiendo múltiples galardones; a Mejor Director (Giornate degli Autori), entre ellos. No por coincidencia considero que es un excelente ejemplo de la distancia que existe entre horror y terror.

Por definición, ciñiéndonos a la RAE, el horror es cualquier sentimiento intenso que nos ocasiona algo espantoso o terrible; por su parte, el terror refiere a la experiencia de un miedo sobrecogedor: Horror es el que nos provoca la idea de un espíritu vengativo como el de la leyenda de La Llorona. Horror es el que experimenta alguien acechado por los demonios de su decadente pasado. Horror es el que, a la distancia que provee el cine, encontramos en la excelente puesta en escena, atenta narración y sugestiva ejecución de La Llorona de Jayro Bustamante. Terror es el que siente una madre maya ixil en su choza al escuchar los golpes de las pesadas botas del ejército contra el suelo. Terror es el que paraliza el cuerpo cuando las detonaciones de escopetas y metralletas se escuchan a pocos centímetros del escondite que te has improvisado para evitar que te maten a ti y a tus hijos. Terror es el que experimentas cuando ves a un grupo de uniformados ahogando a tus hijos en el río.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Only Murders in the Building reflexion Selena Gomez Steve Martin Martin Short Star Plus por que nos gustan las historias de crimen real true crime
Editorial

True crime

El “morbo” ha cobrado especial auge en años recientes con la ayuda del cine, la televisión y los servicios de streaming; ya sea en audio con podcasts como Leyendas Legendarias o Fausto, ya sea en televisión con shows y series documentales como La Ley y el Orden: Unidad de Víctimas Especiales, El Estafador de Tinder, House of Hammer, Mindhunter, Wild Wild Country, The Vow o hasta casos menos directos pero del género como El Caso Cassez-Vallarta: una novela criminal y ejemplos locales como Canibal, indignación total. Una abundante producción de shows que constituyen esa expresión contemporánea del morbo que se engloba en el género del true crime o crimen real. Género que Only Murders in the Building readapta desde los ojos del misterio, la comedia, el drama y la parodia.

Leer Más >>
Soy tu fan pelicula reflexion reseña explicacion telenovela serie comedia romantica Ana Claudia Talancon Martin Altomaro Maya Zapata Canal Once Star Plus
Editorial

Soy tu fan: de la telenovela a la comedia romántica

Nuestras abuelas hablaban de “comedias” donde el rol de la mujer solía estar estetizado y constreñido por las ideas de pureza, belleza, perfección y sufrimiento —una relativa sumisión ante las tragedias de la vida. A nosotros, con un cambio del paradigma de narración dominante, nos toca conocer estas historias bajo el ojo de la comedia romántica serializada o filmada. Un nuevo modelo en que la confusión propia de la libertad femenina está al centro de la ecuación. Una libertad que se celebra aún en sus contradicciones y sus tragedias inherentes.

Leer Más >>
Nathan Fielder El Ensayo The Rehearsal reflexion Nathan For You mockumentary falso documental television HBO Max
Editorial

TV realidad

Colaborador y heredero de la tradición cómica-fílmica-televisiva del género del mockumentary o falso documental, con The Rehearsal o El Ensayo, el actor, productor, escritor y cómico canadiense Nathan Fielder se encarga de llevar el concepto de la “realidad televizada” a nuevos horizontes de hilaridad y de cuestionamiento sobre el modo en que una cámara influye en la manera en que elegimos presentamos ante los demás como seres humanos.

Leer Más >>
Jordan Peele Nope Nop explicacion final significado simbolismo Byun Chul Han
Editorial

Espectador-espectáculo

En su libro Buen entretenimiento, Byung-Chul Han busca analizar y descubrir los elementos conceptuales que nos han traído a una época en la que prácticamente todas nuestras experiencias humanas son mediadas y alteradas por la espectacularización de lo real.

En una tónica similar, el más reciente trabajo del aclamado y renovador cineasta, Jordan Peele, Nope o ¡Nop! construye una simbólica representación de la obsesión contemporánea por transformar todo en un show o, en otras palabras, la impulsiva necesidad de capturar todo con una cámara. Transformándonos a nosotros mismos en el espectáculo del que se alimentan otros espectadores y desdibujando la línea entre vivir a través de una pantalla —de celular, de televisión o de cine— y genuinamente experimentar la vida.

Leer Más >>