Laberinto demencial

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El guionismo y la dirección de Charlie Kaufman se han caracterizado por una evidente inquietud por explorar la falible naturaleza de la memoria como el sostén de lo que entendemos por nuestra mente (específicamente en los términos en los que la experimentamos subjetivamente). Así, ha desarrollado notables trabajos como Being John Malkovich, Eterno Resplandor de una Mente Sin Recuerdos, Anomalisa y, ahora, I’m Thinking Of Ending Things (o Pienso en el final, por su nombre en Latinoamérica).

Una película que, con una lúcida fidelidad y con una espontánea y errática continuidad, nos invita a una historia alegórica. Pensamiento personal hecho historia. Una historia en la que la fantasía, el recuerdo, la ficción, la realidad, la demencia (o quizá el Alzheimmer) y la falibilidad creativa de la memoria se superponen en un simple episodio: la visita de una joven pareja a la casa de los padres de uno de ellos mientras su contraparte no para de pensar en “acabar con todo”.

Un “acabar con todo” que puede leerse, claro, como la potencial ruptura de esta misteriosa y aún inmadura relación; pero, también, un “acabar con todo” que puede referir a la voluntad del verdadero protagonista de esta historia: un hombre de edad avanzada, solitario, ávido de experiencias cinematográficas y teatrales, quizá de memoria mellada y que dedica sus días a su oficio como conserje de una escuela preparatoria.

Desde ese punto de vista, entonces, veremos una reunión atípica que, igual que la memoria, jugará con la linealidad del tiempo, jugará con la superposición de personajes, realidades, recuerdos y eventos. Una reunión entre una pareja y los padres de uno de ellos que, en realidad, sólo nos delatará los secretos de una mente que se enfrenta a la fría decadencia del recuerdo malformado, deformado, reformado; evanescente.

De ahí que esta historia nos empuje, por sí misma, a la reflexión. Dejando al espectador descolocado, en un lugar inquietante, poco claro a primera vista pero que, con un mínimo esfuerzo, nos entrega sus verdaderos colores. Los colores de la edad adulta tardía, los colores de la soledad, los colores del arrepentimiento. El profundo dolor de los sueños no cumplidos; de la vida que se quiso y no se obtuvo. Y como corona de todo ello, la belleza estética de esta debilidad humana. De la esperanza que aparece en el desvanecimiento de los hechos duros.

La pluralidad liberadora de la fantasía convertida en recuerdo y en vida propia. La felicidad del que no debe lidiar más con saberse una persona marcada por episodios puntuales y específicos; sino, simplemente, una persona que, como el agua, busca encontrar el camino de su identidad mientras fluye a través de las múltiples bifurcaciones de un laberinto demencial.

Buena parte del gran poder que logra tener ésta inquietante e intrigante cinta de misterio psicológico está provisto por las excelentes actuaciones de sus cuatro protagonistas esenciales: Jesse Plemons (Black Mirror, Breaking Bad), Jessie Buckley (Chernobyl), Toni Collette (Knives Out, Hereditary) y David Thewlis (Harry Potter, Anomalisa, El Niño de la Pijama de Rayas); quienes logran darle consistencia y texturas específicas a éste relato de una mente que está perdiendo el asidero lineal de su coherencia.

Una historia inteligentemente contada, tanto en su lenguaje cinematográfico que logra hacer patente la belleza de un territorio sombrío pero aún lleno de vida, como en sus saltos de linealidad que emulan con una sólida patencia los abruptos pasos que da una mente que está cediendo a la demencia o, simplemente, una mente de naturaleza cuasi onírica que ha roto las barreras entre la ficción, la realidad y el recuerdo.

Y es ahí donde se nos revela la verdadera pregunta que nos propone esta película: la pregunta por la memoria como el garante de nuestra identidad personal. Nuestros recuerdos como la prueba de lo que después nos relatamos como nuestra propia historia de vida. La identidad que se entreteje para alguien que ha perdido la posibilidad de recordar con fidelidad (si es que alguna vez la memoria es infalible).

El reconocimiento de que lo que entendemos como nuestra facultad de remembrar forma parte de un entramado más de la volatilidad creativa de lo que entendemos como nuestra mente. El reconocimiento de que los hechos que atesoramos como breves películas personales pueden no tener nada de fácticos y todo de ficticios y fantásticos.

El reconocimiento de que nuestra memoria se erige como una más de las protectoras de nuestro aparato emocional cuando reacomoda nuestros orígenes de una manera que tengan un sentido (irracional, quizá, atemporal, quizá, no lineal, quizá) que satisfaga las necesidades de una paz mental que, no obstante, seguimos desentramando una y otra vez. Una paz mental que buscamos construir y reconstruir con cada visita que hacemos a lo que aceptamos que hemos sido y, en consecuencia, a quienes asumimos o concluimos que somos.

El reconocimiento de que en el autoconocimiento empieza el laberinto de la epistemología. El reconocimiento de que el primer dilema que enfrentamos para construir un relato coherente de la realidad se encuentra en nuestra propia mente. El reconocimiento de que los caminos del pasado son tan misteriosos como los caminos de quien lo recuerda. Nunca absolutamente incognoscibles. Nunca absolutamente cognoscibles.

Contenido relacionado:

Nuevo Orden Michel Franco explicacion reflexion Thomas Hobbes
Editorial

Orden hobbesiano

Durante la pasada edición del Festival de Cine de Venecia, la nueva película de Michel Franco (director mexicano que también ha contado con múltiples reconocimientos en distintas ediciones del Festival de Cine de Cannes durante su carrera), Nuevo Orden, se hizo acreedora al León de Plata – Gran Premio del Jurado; sin embargo, en México se ha topado con múltiples desacreditaciones y señalamientos que encuentran al film como un relato nacido del privilegio y que resulta “insultante”. Un relato que, en el mejor de los casos, revela el “miedo de las clases privilegiadas” por la rebelión de las clases menos favorecidas.

Leer Más >>
Las tres muertes de Marisela Escbedo Netflix reflexion explicacion
Editorial

Tres voces femeninas

Esta semana he abierto este espacio a un trío de generosas, valientes y brillantes voces femeninas que se encargan de hacer esta reflexión desde sus singulares sensibilidades y desde una compartida vocación humanista. Abonando al diálogo, a la multiplicidad de enfoques y a la reflexión desde la experiencia subjetiva femenina y humanista que se enfrenta al brutal, crudo, impactante y doloroso relato de la lucha de la activista Marisela Escobedo por obtener justicia ante el feminicidio de su hija Rubí.

Leer Más >>
The Boys segunda temporada explicacion
Editorial

Avalancha de supes

Hace unos cuantos días terminó la segunda temporada de The Boys de Amazon Prime Video, adaptación a la TV web del cómic creado por Garth Ennis y Darick Robertson. Adaptación bastante libre, que encuentra a su paralelo impreso como motivación para una exploración propia y actualizada. Contrastada con el mundo del entretenimiento que nos rodea hoy en día.

Leer Más >>
La maldicion de Hill House explicacion Mike Flanagan Netflix
Editorial

Océano de nada

Con la próxima llegada de La Maldición de Bly Manor a Netflix y como previo a la época del año que promueve las series y películas de terror, al fin decidí acercarme a la aclamada La Maldición de Hill House del director Mike Flanagan quien poco después del estreno de la serie de streaming se encargaría de la adaptación cinematográfica de la secuela de El Resplandor: Doctor Sleep.

Leer Más >>

Deja una respuesta