Mitografía

Tratando de entender el concepto de la mitografía me topé con dos acepciones generales sobre este fenómeno del estudio de los mitos y las mitologías: o bien, se trata del estudio sistemático de diferentes expresiones culturales —como mitos, leyendas y relatos— con la intención de reunirlas en un mismo canon compartido; o bien, se trata del estudio interpretativo de estas mismas expresiones con la intención de develar sus significados ocultos —desde descubrimientos científicos, hasta alegorías sobre eventos históricos o, incluso, discursos filosóficos.

Jugando un poco con las raíces etimológicas del término —μῦθος (mýthos): mito, fábula y γράφω (gráfo): escribir, dibujar, delinear, pintar—, me parece que podemos entender esta noción no sólo como la escritura o reescritura de mitos y mitologías con diferentes propósitos. Podemos extender su significado a más modos de descripción admisibles para estos mitos y mitologías.

No sólo en un ejercicio de organización o interpretación sino, también, en un ejercicio artístico de ponerlos en escena, de describirlos realizándolos, de delinearlos en un entorno realista, de dibujarlos o esculpirlos con artefactos materiales, de “escribirlos” no desde los ojos del estudio abstracto sino “escribirlos” desde un punto de vista experiencial, fenomenológico. Un ejercicio artístico como los que han caracterizado la filmografía del aclamado director estadounidense Robert Eggers.

Con una meticulosidad siempre impresionante, las tres películas que Eggers ha entregado hasta el momento —The Witch o La Bruja, The Lighthouse o El Faro y The Northman o El Hombre del Norte— se han distinguido por un compromiso profundo con las mitologías y folklores que exploran. Siempre diluyendo los límites entre lo fabulístico y lo real. Siempre poniéndonos en el punto de vista de alguien que vive lo que cree. Siempre desde los ojos de protagonistas que se desenvuelven en sus contextos —sus épocas, sus mundos— con la convicción de que sus mitologías son formas verdaderas de la realidad.

Dicho esto, El Hombre del Norte —el más reciente trabajo del director— es un producto congruente con el estilo artístico, historiográfico y puntual que el cineasta ha demostrado durante su joven carrera y, al mismo tiempo, marca un acercamiento de éste a estructuras mucho más convencionales y accesibles para todo público.

Con todo, The Northman se sigue decantando por formas profundamente artísticas, que rehuyen a las explicaciones evidentes y que no necesariamente se ciñen a los cánones de finales felices y climáticos. El punto medular aquí es dar vida a la experiencia folklórica-mitológica de los vikingos, en específico, la del príncipe Amleth y su épica historia de venganza.

Así, Eggers explora la historia que, en su época, inspirara a William Shakespeare para escribir su conocidísima Hamleth: la historia, situada en el años 895, de un príncipe nórdico —Amleth— obligado a huir de su tierra natal tras el asesinato de su padre —el Rey Aurvandill— a manos de su hermano— Fjölnir, tío de Amleth. Príncipe que jurará venganza y que, desde entonces, perseguirá incansablemente una misión personal; manifestada para él como un destino ineludible.

Las andanzas de Amleth lo llevarán a criarse con una horda de vikingos, lo que Eggers convertirá en un cautivador espectáculo de bestialidad, brutalidad y magia, dando consistencia de realidad a las creencias propias de “los hombres del norte” —como se llamaban a sí mismos estos grupos de saqueadores de Europa del Norte. Sin juicios morales, por supuesto, pero dejando en claro los niveles de éxtasis, crueldad y euforia que acompañaban a las fechorías de estos hombres.

En adelante, los puntos centrales de la trama se sentirán familiares, conocidos —porque, al fin y al cabo, Hamleth y la leyenda de Amleth, son la base de muchas historias clásicas de venganza—; lo sorprendente será su modo de presentarse. Será la mezcla de mitos y realidad lo que se pondrá en primer plano, como una irónica desmitificación de los mitos modernos en los que hemos envuelto a la figura de los vikingos.

Aquí, con el afán y el compromiso de rigor científico y documental que siempre han sustentado su obra, Eggers sacará lo mejor de un nutrido elenco —Alexander Skarsgård, Nicole Kidman, Anya Taylor-Joy, Ethan Hawke, Björk, Willem Dafoe— para contar, con la mejor de sus fidelidades —apoyada por los asesores Neil Price, arqueólogo, y Johanna Katrin Fridriksdottir, académica especializada en el tema—, una verdadera historia de vikingos. Tan verdadera como se puede contar con ayuda de hallazgos arquelógicos, fuentes históricas y, más que todo, la recreación de la cosmovisión que alguien como Amleth habría tenido en pleno siglo IX de nuestra era y en medio de una salvaje, hostil y aguerrida Islandia.

De este modo, Eggers buscará superar la mitología sensacionalista e idealizadora que se le ha atribuido a los vikingos en el cine, los videojuegos y la televisión y rescatará, sí lo vistoso y espectacular de su historia pero, sobre todo, lo mágico-espiritual. Los valores humanos trascendentales que sostendrían a un hombre con vida sólo por la esperanza de cobrar venganza. Los valores religiosos y espirituales con los que un vikingo afrontaría la batalla sin miedo a morir. Las creencias primitivas con las que una horda de mercenarios evocaría desde sus más primigenios estertores la animalidad compartida entre hombres, osos y lobos.

En este sentido, entonces, The Northman es, desde mis ojos, un ejemplo de mitografía artística. Siempre discutible. Siempre con carencias, quizá, desde el rigor académico, historiográfico y mitológico. Pero clara. Contundente. Apelativa. Atractiva. Cautivadora. Minuciosa. Comprometida. Una obra artística que logrará acercarnos a los significados ocultos de ser un vikingo del siglo IX y que recogerá en un mismo cause una serie de expresiones, creencias y folklores de los hombres del norte. Un dibujo de la experiencia de Amleth. Una pintura móvil de los hombres del norte trazada con imágenes. Una mitografía delineada con cine.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

George Carlin El sueño americano documental reflexion retorica Judd Apatow Michale Bonfiglio HBO Max
Editorial

El arte de sugerir una reflexión

Partiendo de una definición clásica —de inspiración aristotélica— de la retórica ésta es entendida como el “ars bene dicendi” (el arte del buen decir), “la facultad de observar en cualquier caso dado los medios disponibles para la persuasión” o la “combinación de la ciencia de la lógica y de la rama ética de la política”. En mi definición personal: la retórica es el arte de sugerir una reflexión.

Un ejemplo de este concepto se puede extraer de la vida y obra de uno de los comediantes más importantes e influyentes del stand up como género cómico: George Carlin. A quien retrata de manera clara y concisa el documental de Judd Apatow y Michael Bonfiglio para HBO Max, ‘George Carlin’s American Dream’ o ‘George Carlin: El sueño americano’.

Leer Más >>
Palm Springs explicacion dinosaurios Andy Samberg Cristin Milioti Star Plus
Editorial

Donde los dinosaurios existen

Palm Springs logra dar un efectivo paso hacia adelante dentro de los cánones de su tópico base —las tramas de time loop o bucle temporal—; “universalmente aclamada”, durante 2020 se refirió dentro de listas prominentes de las mejores películas de aquel año, además de obtener un par de nominaciones a los Globos de Oro y ser estrenada dentro del Festival de Cine de Sundance.

Su aporte narrativo y un simbolismo representado por un grupo de dinosaurios explican su mensaje de fondo.

Leer Más >>
Crimes of the future David Cronenberg reflexion transhumanismo evolucion Viggo Mortensen Lea Seydoux Kristen Stewart
Editorial

Transhumanismo y evolución

Ya sea por medio de nuestra viva y cambiante estructura biológica o por medio de nuestra hipotética capacidad de manipularla hasta transformarla, el caso es que una pregunta intrigante y compleja se nos presenta: ¿qué vendrá después del homo sapiens?

Con su singular despliegue de estética cinematográfica, un toque de gore seductor, algo de ciencia ficción, cierto halo de cine noir y una potente reflexión filosófica expresada en los términos del género del body horror u horror corporal, David Cronenberg parte de ésta pregunta para trazar una imagen distópica del ser humano y su potencial evolución biológica en Crimes of the Future o Crímenes del futuro.

Leer Más >>
Elvis Presley pelicula Baz Luhrmann reflexion fama Austin Butler Tom Hanks
Editorial

Fama-delirio

El punto exacto en el que el concepto de la fama viró de ser una noción cotidiana para convertirse en una especie de sinónimo moderno que subsume al honor y a la riqueza —y, falazmente, al Bien— es, quizá, incierto. Lo que sí resalta con claridad, empero, son esas primeras figuras que construyeron su mitología, su narrativa y su esencia; esas figuras que, con su aparición, cambiaron el juego de la celebridad, el talento y la popularidad. Figuras como Elvis Presley, cuya vida y carrera llega a las salas de cine de la mano de Baz Luhrmann en Elvis.

Leer Más >>