Monstruos marinos

Los estándares cualitativos de cualquier trabajo reciente de Pixar aunados a una de las mayores fuentes de recursos del mundo del entretenimiento contemporáneo (i.e., The Walt Disney Company) garantizan que, aún en sus más modestos trabajos, la compañía sea capaz de entregar películas de altísima calidad de animación, propuesta estética, rigurosa ejecución, un sólido y continuo discurso y, cuando menos, una narrativa suficiente frente al mero objetivo de entretener. Tal es el caso de Luca, el más reciente estreno de Pixar vía Disney Plus.

Si bien la aventura dirigida por el debutante en largometrajes Enrico Casarosa no es el más sorprendente ni innovador trabajo de la casa productora, sí resulta un emocionante y acertado despliegue de conceptos articulados y flexibles que retratan una experiencia subjetiva que ha sido significativa para muchos niños y preadolescentes: el sentirse diferentes.

Experiencia que, para muchos, se ha traducido en complicadas relaciones con el mundo social, en dificultosos y sinuosos caminos para sentirse libres y auténticos y, sobre todo, en la reiteración de discursos sociales y políticos que, como corolario, han alimentado una tajante, dañina y perniciosa tendencia a rechazar lo distinto, lo no asimilable, lo “reprobable”, etcétera; en el nombre de una sacrosanta homogeneidad que resulta factible sólo en las más ingenuas, fantasiosas y coercitivas formas de utopía.

De este modo, Luca recurrirá a un conocido tópico narrativo para desplegar una metáfora sobre el sentirse diferente mientras recuerda con amor y nostalgia los veranos de una infancia transcurrida en la Riviera Italiana, mientras celebra la amistad pueril, mientras explora el autodescubrimiento preadolescente y mientras homenajea la belleza de la rica cultura mediterránea reconstruyendo sus parajes por medio de la animación generada por computadora.

Seguirá, pues, a Luca, un joven monstruo marino que, siguiendo la picazón de su insistente curiosidad, explorará el prohibido y hostil mundo de la superficie acuática sólo para descubrir que, una vez fuera del agua, su piel se adapta a las condiciones exteriores y adquiere la apariencia de un ser humano cualquiera.

Habilidad que le permitirá explorar otro modo de vivir. En un mundo cazador de monstruos marinos pero, también, en un mundo anhelable, deseable e intrigante. Un mundo que le permitirá enfrentarse a retos antes inasequibles para él y, más determinante que todo, un mundo que le permitirá tejer nuevas relaciones interhumanas, interespecie,

Habilidad que le permitirá explorar una amistad con Alberto (también monstruo marino-humano) y con Giulia (una niña humana). Habilidad que le permitirá vivir en carne propia, junto a ellos, sus familias, conocidos, enemigos y el íntimo pueblo de Portorosso; diversas experiencias: desde la pesca, hasta la avidez por el conocimiento del vasto universo; desde el amor propio, hasta el trabajo en equipo; desde el miedo a revelarse como quien se es realmente, hasta el ímpetu para ser apreciado más allá de cualquier singularidad.

Además de este poderoso mensaje de inclusión y autoaceptación, de Luca resulta especialmente valioso su notable ecosistema de personajes diversos en contraste con los antiguos cánones usuales del entretenimiento y, por supuesto, su animación. Su comprometida animación.

Comprometida con cada detalle del folklor isleño italiano, de sus calles, sus rasgos, sus usos, sus gentes. Comprometida con la búsqueda y los conflictos internos de su Luca protagonista. Comprometida con la imaginación de un niño que sueña con estrellas en forma de peces, con planetas lejanos, con libertad pura. La libertad de quien abraza su diferencia como un superpoder. La libertad de quien encuentra amor, familia y amigos a la medida de esa singularidad que se encarna.

Una libertad que hace años hubiera parecido impensable, reprobable e indeseable. Una libertad que cada vez más se nos presente de manera recurrente (a veces, incluso, con sus propias formas impositivas y coercitivas). Pero, al fin y al cabo, una nueva manera de ser libres que promete, a diferencia de la insípida e imposible homogeneización, una riqueza cultural, una variedad humana y un multiculturalismo que aún está por entregar sus mejores frutos.

El mar de los antiguos “monstruos” perseguidos por la sociedad que hoy se revela en su vasta e insondable profundidad. El imponente, excitante y esperanzador reto que implica el adentrarse en las aguas de la infinita instanciación del ser humano. La liberadora desmitificación de la diferencia satanizada en favor de la sobria aceptación de que todos nos hemos sentido diferentes alguna vez.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Lightyear explicacion polemica Disney Pixar Chris Evans Toy Story Buzz Aldrin
Editorial

Guardianes espaciales

Durante un par de semanas he reflexionado en este espacio sobre el tema de la guerra y sus consecuencias “invisibles”. Ahora, reflexiono sobre las retóricas detrás de este problema con especial énfasis en su versión futurista, los guardianes espaciales. Mitología en la que se inserta el más reciente estreno de Disney Pixar, Lightyear.

Leer Más >>
Barry Berkman HBO Max Bill Hader reflexion
Editorial

Barry Berkman

La semana pasada, a propósito de El Contador de Cartas de Paul Schrader, dediqué este espacio a reflexionar sobre la estela “invisible”—o no inmediatamente visible— que acarrea una cultura de guerra, violencia y armas. Allí intenté apuntar hacia la paradoja irresoluble entre los arraigos materiales del ser humano y los códigos morales que se promete a sí mismo; el problema entre lo que se quiere ser y la imborrable marca de quienes cruzan la horrífica línea del mal moral. Hoy vuelvo al tema desde el ángulo cómico-drámatico de la galardonada serie de HBO, Barry.

Leer Más >>
Paul Schrader Martin Scorsese El Contador de Cartas Oscar Isaac Willem Dafoe Taxi Driver Toro Salvaje
Editorial

Posguerra

Congruente con su estilo equilibrado y atento a las honduras de una mente cargada de dolor y violencia, Paul Schrader (Taxi Driver, Toro Salvaje) se adentra —de nuevo— en una problematización sobre la responsabilidad moral del hombre en su nueva película como escritor y director, El Contador de Cartas.

Leer Más >>
Lo que no sabias del humor mexicano serie documental Star Plus National Geographic reflexion Alex Fernandez Andres Bustamante Eugenio Derbez Franco Escamilla Omar Chaparro Chumel Torres
Editorial

Hablando en serio de la comedia mexicana

En ocasiones previas he usado este espacio para entrecruzar los horizontes de la Filosofía y la comedia  —ya sea a propósito de Los Simpsons clásicos, la comedia de roast o la sátira de los creadores de South Park—; en aquellas oportunidades he reiterado que la comedia es un camino ampliamente inexplorado por las filosofías premodernas, que la comedia puede convertirse en un camino oblicuo a la empatía y la inclusión y que la comedia, entre muchas otras cualidades, tiene la particularidad de retar, empujar y explorar sus propios límites con una inquietante plasticidad. Hoy vuelvo al tema movido por la nueva serie documental de Star Plus y National Geographic, ‘Lo que no sabías del humor mexicano’.

Leer Más >>