Veinte años de películas basadas en los X-Men desarrolladas por la extinta 20th Century Fox llegan a su fin con una cinta que prometía dar el primer paso de una nueva trilogía que buscaba añadir elementos de horror y terror al mundo del cine de superhéroes y, quizá, una nueva vida a un producto que se visitó, revisitó y exprimió desde el año 2000 con X-Men de Bryan Singer.

Así, tras un camino entorpecido desde 2018, cruzado por la compra de Fox por parte de Disney y entremetida en un mundo cinematográfico de películas que perecería con esta misma acción; por fin llega a las salas de cine la adaptación de The New Mutants o Los Nuevos Mutantes.

Una película de presupuesto moderado, incomparable con los grandes blockbusters de los últimos años y que buscaba poner un primer peldaño en una estructura mayor que, hoy sabemos, no se desarrollará más. Una película que recoge bien las bases temáticas y tópicas de los X-Men como series de cómics y como saga y que busca, con toda evidencia, legarlas a una nueva generación mucho más cercana a las edades de sus adolescentes personajes principales.

Entretenida. Un buen recordatorio de la experiencia única en la que nos sumergen ciertos sonidos, efectos especiales y desafíos técnicos. Que integra con pertinencia y sutileza algunos elementos de tensión horrorífica y terrorífica. De narrativa sencilla, clara, anunciadora. De solución adecuada, esperada y evidentemente premonitoria de las futuras secuelas que esperaba tener.

Con el gran destello de Anya Taylor-Joy (The Witch, Split, Glass, Emma) como una iteración adolescente, irreverente, desenfadada y profundamente herida de Illyana Rasputin (Magik) que logra comprometer a la audiencia con una historia de origen que sirve de analogía (casi explícita) del abuso infantil. Cautivadora con la intriga abierta de “su mundo” y su fiel compañero Lockheed. Simplemente llamativa por la buena ejecución de la actriz que le da vida y el adecuado diseño que acompaña a su personaje.

Sostenida suficientemente con la Danielle Moonstar (Psyche, después Mirage) de Blu Hunt que recoge bien la ascendencia nativo-estadounidense del personaje de las historietas para colocarlo en la trama central de la cinta y que empata con los orígenes étnicos de su joven intérprete.

Complementadas por una discreta interpretación de Maisie Williams (Game Of Thrones) como Rahne Sinclair (Wolfsbane), una convencional interpretación de Roberto da Costa (Sunspot) por Henry Zaga y el principio de un personaje que sería interesante haber visto desarrollarse con el Samuel Guthrie (Cannonball) de Charlie Heaton (Stranger Things).

En resumen, poco más que un buen intento por renovar las sólidas bases temáticas de uno de los productos mejor conocidos de Marvel Comics: el paralelismo entre los X-Men, los grupos minoritarios de la sociedad, la diversidad y, por supuesto, el despertar interno que sobreviene con la adolescencia. Aspectos todos que se dan cita en este joven grupo de mutantes.

De este modo, en New Mutants asistimos a una historia que se extiende hacia la diversidad con personajes provenientes de orígenes que no solemos ver en las películas estadounidenses (nativos-estadounidenses, latinoamericanos). Asistimos a profundas historias de dolor y conflictos de identidad (abuso infantil, la tensión entre las convicciones religiosas y “lo que se es”). Asistimos a una historia del despertar sexual (con una historia de amor LGBTQ+ explorada sin estridencias ni sensacionalismos; vertida en su naturalidad).

Una historia bien afianzada en las convicciones radicales que los X-Men han personificado ya por casi sesenta años en los cómics; por veinte en los films de Fox. Afianzada en la alegoría de la autoaceptación y el impacto de las transformaciones (físicas, emocionales y psicológicas) que nacen en la turbulenta etapa de la adolescencia y que, en mayor o menor medida, extienden sus ramas al ejercicio de los múltiples momentos de la adultez.

El simbolismo reiterado de que los mutantes de las historietas representan a cualquier grupo minoritario que se enfrente contra la estigmatización de la sociedad. El discurso reiterado de los mutantes (de la ficción o la realidad) que tienen que enfrentarse a un mundo que los ve como amenazas, como impredecibles, como peligrosos, como pervertidores de los sacrosantos valores de la sociedad. O bien, que los utiliza como monedas de cambio en empresas personales, ideológicas o pretensiones de poder y dominación (política y mercadológica, si tradujéramos los términos de esa ficción a los de nuestra realidad).

El discurso reiterado de los X-Men de que existe algún lugar al que perteneces a pesar de ser «diferente». A pesar de tu aspecto. A pesar de tu contexto. A pesar de tu pasado. A pesar de tu dolor. A pesar de tu amor. A pesar de tu “anormalidad”. El discurso reiterado de que existe un espacio en el que no sólo está bien ser mutante, sino en el que es incluso necesario saber serlo para salvar al mundo.

Saber entenderse en las propias variaciones, en la propia volatilidad. Saber entenderse en las propias condiciones adversas. Saber apropiarse de las habilidades que se es para ponerlas al servicio de los demás. Aún de aquellos que no las encuentran valiosas. Aún de aquellos que se erigen detractores y opositores de ellas. En una expresión, saber aceptar las propias mutaciones. Saber aceptarse a uno mismo.

Convertir la autoafirmación no en deseo de dominación o aniquilación (como sí lo hacen algunos mutantes y no mutantes), sino en una autoafirmación ética. Una autoafirmación que es, más bien, autoaceptación. Autoaceptación transformadora. Autoaceptación salvadora. Autoaceptación que te salva a ti, mutante. Autoaceptación que nos salva a todos por medio de la construcción de comunidad; independientemente de las oposiciones, los afectos y las opiniones.

Si algo se han encargado de enfatizar los X-Men durante su existencia es, precisamente esto: la fuerza de la diferencia y, en específico, la fuerza que constituyen las distintas maneras de ser «diferente» cuando se unen bajo un mismo objetivo reformador. Objetivo que, en los varios arcos narrativos de esta especie de personajes, lo mismo los enfrenta a su sociedad, a otros mutantes (Magneto o Sabertooth, por ejemplo), a los propios familiares o a uno de los suyos (Phoenix) y hasta a las fuerzas de la naturaleza (Galactus).

Por el momento, para el mundo del cine, no sabemos aún lo que depara el futuro para los X-Men en manos de Disney y como parte del Universo Cinematográfico de Marvel. ¿Será mejor?¿Será peor? Ya lo veremos. De lo que sí podemos estar seguros, empero, es de que nos seguirán hablando de la unidad, la diversidad, el autodescumbrimiento y la autoaceptación. Nos seguirán volteando la mirada hacia los “mutantes” de nuestra realidad y nos seguirán haciendo la pregunta por todo aquello que busca sesgarlos, “corregirlos”, “cambiarlos”, “impedirlos”; asimilarlos.

Y con ello, nos seguirán recordando que siempre habrá un lugar en el que las “mutaciones” (la diversidad, las diferencias, los orígenes distintos, los pasados adversos, etcétera) cobran sentido. Un lugar en el que los “mutantes” son parte de las múltiples variables que conforman una sociedad humana, funcional y armónica. Un lugar que no es físico. Un lugar que es, más bien, una actitud: el lugar que se forma cuando un grupo de seres conscientes de sus diferencias deciden sobrepasarlas y conjugarlas para volcarse unidos hacia el propósito del bien común.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Lightyear explicacion polemica Disney Pixar Chris Evans Toy Story Buzz Aldrin
Editorial

Guardianes espaciales

Durante un par de semanas he reflexionado en este espacio sobre el tema de la guerra y sus consecuencias “invisibles”. Ahora, reflexiono sobre las retóricas detrás de este problema con especial énfasis en su versión futurista, los guardianes espaciales. Mitología en la que se inserta el más reciente estreno de Disney Pixar, Lightyear.

Leer Más >>
Barry Berkman HBO Max Bill Hader reflexion
Editorial

Barry Berkman

La semana pasada, a propósito de El Contador de Cartas de Paul Schrader, dediqué este espacio a reflexionar sobre la estela “invisible”—o no inmediatamente visible— que acarrea una cultura de guerra, violencia y armas. Allí intenté apuntar hacia la paradoja irresoluble entre los arraigos materiales del ser humano y los códigos morales que se promete a sí mismo; el problema entre lo que se quiere ser y la imborrable marca de quienes cruzan la horrífica línea del mal moral. Hoy vuelvo al tema desde el ángulo cómico-drámatico de la galardonada serie de HBO, Barry.

Leer Más >>
Paul Schrader Martin Scorsese El Contador de Cartas Oscar Isaac Willem Dafoe Taxi Driver Toro Salvaje
Editorial

Posguerra

Congruente con su estilo equilibrado y atento a las honduras de una mente cargada de dolor y violencia, Paul Schrader (Taxi Driver, Toro Salvaje) se adentra —de nuevo— en una problematización sobre la responsabilidad moral del hombre en su nueva película como escritor y director, El Contador de Cartas.

Leer Más >>
Lo que no sabias del humor mexicano serie documental Star Plus National Geographic reflexion Alex Fernandez Andres Bustamante Eugenio Derbez Franco Escamilla Omar Chaparro Chumel Torres
Editorial

Hablando en serio de la comedia mexicana

En ocasiones previas he usado este espacio para entrecruzar los horizontes de la Filosofía y la comedia  —ya sea a propósito de Los Simpsons clásicos, la comedia de roast o la sátira de los creadores de South Park—; en aquellas oportunidades he reiterado que la comedia es un camino ampliamente inexplorado por las filosofías premodernas, que la comedia puede convertirse en un camino oblicuo a la empatía y la inclusión y que la comedia, entre muchas otras cualidades, tiene la particularidad de retar, empujar y explorar sus propios límites con una inquietante plasticidad. Hoy vuelvo al tema movido por la nueva serie documental de Star Plus y National Geographic, ‘Lo que no sabías del humor mexicano’.

Leer Más >>

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Jurgen

    Me encantó tu texto, sin duda capta muy bien el sentido de los X-men, y pensar que aún hoy para muchos los cómics son cosas inmaduras sin un argumento o sentido útil.

    1. Filosofía Millennial

      Jurgen, muchísimas gracias por tus buenas impresiones y muchas gracias por compartirlas.

      Justo ese es uno de los intereses de nuestros textos: mostrar que podemos sacar argumentos, ideas e interpretaciones valiosas sobre la realidad desde las diferentes expresiones de la ficción.

      Te invitamos a consultar la sección ‘Editorial’ de nuestro sitio web donde podrás encontrar muchos más textos basados en películas, series y música; muchos de ellos se ocupan de otras adaptaciones de las historietas.

      De nuevo, gracias por tu apoyo, nos ayuda a seguir adelante confiados en que logramos nuestro objetivo cada que alguien encuentra algún valor positivo en lo que hacemos. Seguiremos trabajando.🤓

Comentarios cerrados.