Resumen de la cuestión: Spiderman fuera del MCU.

Ayer por la tarde internet explotó con la noticia de que el Spiderman de Tom Holland, propiedad de Sony, quedaría fuera del Universo Cinematográfico de Marvel debido a una discrepancia entre Disney, dueña de Marvel Studios, y la compañía que tiene los derechos sobre el héroe arácnido.

En consecuencia, mucha desinformación se ha generado y todo parecería caótico e incomprensible, incluso, se señaló, podría tratarse de un modo de alguna de las partes de ejercer presión en las negociaciones que aún, al momento del anuncio, se llevaban a cabo y que, a este momento (21/08/2019 11: am), no tienen confirmaciones oficiales por parte de ninguna de las dos partes.

Vale incluso considerar que la noticia se filtra la misma semana del D23, el Comic-Con de Disney, justo a unos días de que se anuncien nuevos detalles de la Fase 4 del MCU. Asunto que puede leerse, en caso de ser una estrategia comercial, como un incentivo para elevar a otras franquicias o al propio Spiderman, a pesar de ser la película más vista del MCU fuera de las de los Avengers, o bien, en caso de ser una decisión tomada definitivamente, como una especie de ataque por parte Sony a lo nuevo que proyecta Feige, restándole atención a sus futuros anuncios y desviándola a este conflicto.

Lo más cercano que se tiene es una primera declaración de un vocero de Sony, cuyo nombre no es precisado por The Hollywood Reporter quien ostenta la misma como exclusiva, que ha dicho que la empresa se encuentra muy «decepcionada» por la situación y que la misma recae fundamentalmente en Disney y Kevin Feige.

El contrato.

Como siempre la cuestión es primordialmente monetaria, al fin y al cabo, por criticable y reprobable que sea, la industria del entretenimiento es un negocio y el dinero se convierte, más frecuentemente que rara vez, en el criterio final para una decisión.

La estipulación inicial del acuerdo Sony-Disney dictaba que por cada dolar que Sony ganara en el fin de semana de estreno de las películas de Spiderman, Disney vería un 5%, además de ganancias por mercancía en general (juguetes, cómics, fotos, pósters, etcétera).

Al parecer el trato llegó a un impass (un punto sin avance ni retroceso) cuando Marvel pidió que las ganancias de la franquicia se dividieran 50/50 de ahora en adelante, a lo que Sony se negó, alegando, fundamentalmente, que ellos, al ser dueños de esa propiedad intelectual en este momento, deben llevar la mayor parte en el trato. (Algunos de estos detalles han sido removidos de las versiones originales de los reportes debido a que son materia de negociaciones legales aún en este momento).

Los involucrados.

La negociación que llevó a esta colaboración en primer lugar, allá en 2015, se llevó a cabo entre Amy Pascal y Kevin Feige, viejos conocidos y buenos amigos. Por entonces, Pascal todavía fungía como presidente de Sony pero, tras las filtraciones de material confidencial de Sony al internet (a finales de 2014), a través de un histórico hackeo generado por un grupo norcoreano, dejó su posición a Tom Rothman, quien hoy se encarga de las negociaciones de Sony respecto al caso de Spiderman.

La relación de Rothman y Feige se desconoce aunque no es, en definitiva, tan buena como la de Pascal y Feige. De ahí que la declaración de Sony centre tanto los problemas de la negociación en Feige de manera específica. De quien dice tiene «muchas nuevas responsabilidades que Disney le ha dado —incluidas todas sus recientemente añadidas propiedades de Marvel — » refiriendo así a la compra de Fox por Disney, lo cual, continúa la declaración, «no le deja tiempo para trabajar en propiedad intelectual que no les pertenece», es decir, Spiderman.

Se ha especulado, incluso, que existe una rivalidad entre Rothman y Feige, producto de una posible colaboración secreta del segundo en la producción de Marvel, Venom. Asunto que aclararía por qué, versiones anteriores de este mismo reporte de THR (que, insistimos ha sido editado por su posible impacto legal) hablaban de una disputa entre Feige y Rothman por unos créditos de producción no reconocidos por parte de Sony. Asunto que tiene sólo aire de especulación y no tiene mayores confirmaciones.

¿Quién sale perdiendo?

 El cliché que se antoja, de manera subjetiva, es decir que el público. Aunque la realidad es que no necesariamente es así pues esta situación podría ser el origen de otros modos de abordar el Universo Fílmico de Marvel.

Ahora, en términos específicos, el gran perdedor es Marvel. Porque, en caso de que la disolución se confirme de manera oficial, ni Sony ni Marvel podrán referir a cualquier personaje que no sea de su propiedad, es decir, ni Sony podrá hablar de los Avengers, Thanos o Iron Man ni Marvel de Peter Parker, Mysterio, MJ, etcétera.

Asunto que pondría a ambos en situaciones muy raras para explicar los sucesos que podrían acontecer tras lo que hemos visto hasta ahora, pero que vuelve más complicado el escenario para Marvel que había centrado mucho de su narrativa en Spiderman, en la pasada Far From Home, donde había dejado entrever a Peter como el nuevo Tony Stark. Haciendo muy difícil una construcción narrativa que lo evite por completo, sin mencionarlo, sin hacer referencia a él y más cuando fue uno de los motivos fundamentales para la trama de Endgame y el destino de Iron Man.

Por su parte Sony podría simplemente hacer dos películas más con Tom Holland como Spiderman, tal como el contrato del inglés estipula, y en alguna de ellas hacer un crossover con Venom, Carnage o alguna de las películas que desarrollan con base en Kraven y el vampiro Morbius, como se ha reportado.

Esperanzas.

En esta situación, incluso la perversa manipulación de las redes sociales y la opinión pública parece una esperanza para los fans de Spiderman en Marvel. Así, como muchos, nosotros también desearíamos que se tratase de una cruel treta mercadotécnica y nada más. Aunque nada puede darnos certeza de ello.

Mientras no tengamos una declaración oficial al público por parte de Sony y Marvel, habrá que atenerse a estos hechos y habrá que tomar con mucha cautela los encabezados y reportes especulativos (como el que apuntamos antes sobre Venom, por ejemplo). Sin embargo, lo cierto es que Sony hoy se encuentra con una franquicia que ha aumentado su valor gracias a Marvel y Marvel se queda sin uno de los elementos más atractivos de su MCU, aunque tiene a la mano miles más (literalmente miles).

Al final es, triste o afortunadamente, cuestión de dinero. De si Sony cree que puede generar lo mismo con Spiderman sin Marvel que con Marvel y que, si en esa potencial pérdida monetaria, hay suficientes ceros como para que le interese. Todo apunta a que no pero aún quedan posibilidades como arreglos case by case, es decir, contratos generados a la medida de cada caso y generar uno por cada intervención que haga Spiderman en el MCU; posibilidades como que, a pesar de lo difícil que se ve el escenario, las búsquedas económicas y ambiciones de ambos estudios encuentren un punto de acuerdo y, quizá, la más prometedora de todas, el futuro, pues que hoy no haya un acuerdo o que hoy se acaben las negociaciones no impide que en algunos años más se reinicien y veamos un tardío pero certero regreso de Tom Holland al MCU.

El editorial de la semana:

Only Murders in the Building reflexion Selena Gomez Steve Martin Martin Short Star Plus por que nos gustan las historias de crimen real true crime

True crime

El “morbo” ha cobrado especial auge en años recientes con la ayuda del cine, la televisión y los servicios de streaming; ya sea en audio con podcasts como Leyendas Legendarias o Fausto, ya sea en televisión con shows y series documentales como La Ley y el Orden: Unidad de Víctimas Especiales, El Estafador de Tinder, House of Hammer, Mindhunter, Wild Wild Country, The Vow o hasta casos menos directos pero del género como El Caso Cassez-Vallarta: una novela criminal y ejemplos locales como Canibal, indignación total. Una abundante producción de shows que constituyen esa expresión contemporánea del morbo que se engloba en el género del true crime o crimen real. Género que Only Murders in the Building readapta desde los ojos del misterio, la comedia, el drama y la parodia.

Leer Más >>

Contenido relacionado:

Soy tu fan pelicula reflexion reseña explicacion telenovela serie comedia romantica Ana Claudia Talancon Martin Altomaro Maya Zapata Canal Once Star Plus
Editorial

Soy tu fan: de la telenovela a la comedia romántica

Nuestras abuelas hablaban de “comedias” donde el rol de la mujer solía estar estetizado y constreñido por las ideas de pureza, belleza, perfección y sufrimiento —una relativa sumisión ante las tragedias de la vida. A nosotros, con un cambio del paradigma de narración dominante, nos toca conocer estas historias bajo el ojo de la comedia romántica serializada o filmada. Un nuevo modelo en que la confusión propia de la libertad femenina está al centro de la ecuación. Una libertad que se celebra aún en sus contradicciones y sus tragedias inherentes.

Leer Más >>
Nathan Fielder El Ensayo The Rehearsal reflexion Nathan For You mockumentary falso documental television HBO Max
Editorial

TV realidad

Colaborador y heredero de la tradición cómica-fílmica-televisiva del género del mockumentary o falso documental, con The Rehearsal o El Ensayo, el actor, productor, escritor y cómico canadiense Nathan Fielder se encarga de llevar el concepto de la “realidad televizada” a nuevos horizontes de hilaridad y de cuestionamiento sobre el modo en que una cámara influye en la manera en que elegimos presentamos ante los demás como seres humanos.

Leer Más >>
Jordan Peele Nope Nop explicacion final significado simbolismo Byun Chul Han
Editorial

Espectador-espectáculo

En su libro Buen entretenimiento, Byung-Chul Han busca analizar y descubrir los elementos conceptuales que nos han traído a una época en la que prácticamente todas nuestras experiencias humanas son mediadas y alteradas por la espectacularización de lo real.

En una tónica similar, el más reciente trabajo del aclamado y renovador cineasta, Jordan Peele, Nope o ¡Nop! construye una simbólica representación de la obsesión contemporánea por transformar todo en un show o, en otras palabras, la impulsiva necesidad de capturar todo con una cámara. Transformándonos a nosotros mismos en el espectáculo del que se alimentan otros espectadores y desdibujando la línea entre vivir a través de una pantalla —de celular, de televisión o de cine— y genuinamente experimentar la vida.

Leer Más >>
Dragon Ball Super Super Hero Akira Toriyama Z GT Goku budismo Viaje al Oeste Filosofia Millennial
Editorial

Dragon Ball

Como uno de los animes más influyentes en el Mundo Occidental y, en general, una de las franquicias de animación más exitosas de la historia, Dragon Ball reitera su raigambre en la cultura popular con su más reciente estreno: Dragon Ball Super: Super Hero.

Así, desde sus primeras imágenes, la nueva película del universo Dragon Ball es un viaje a la primera infancia, a esa historia que, allá por los años 90, se convertía en la puerta de entrada para una generación completa hacia el mundo de la animación japonesa y, más notablemente, en la puerta de entrada a un mundo de aventuras, amistad, empatía, autoformación retadora y, sin saberlo, valores de origen budista.

Leer Más >>