Si se acabara la cumbia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Una de las críticas más recurrentes al cine mexicano es su incesante interés por tocar los mismos temas: marginación social, crimen y la vida en la calle. Esta tendencia ha tenido como gran aliado a un cierto morbo visual que ha constreñido este tipo de narrativas a sus episodios violentos, crudos, fuertes e impactantes. Privilegiando un concepto transfigurado de acción frente a un fondo de verdadera trascendencia o contenido.

Justo en ese contexto es donde se inscribe Ya No Estoy Aquí, la aclamada película del director mexicano Fernando Frías recién estrenada en Netflix. La cinta ha sido muy bien recibida por la crítica en diferentes países del mundo formando parte de las ternas y selecciones de festivales como el Göteborg Film Festival en Suecia o el Tribeca Film Festival en los Estados Unidos además de hacerse con galardones como Mejor Cinta en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2019, la Pirámide Dorada a Mejo Película en el Festival Internacional de Cine de El Cairo y el premio a Mejor Actor para su protagonista, Juan Daniel García Treviño, en esa misma edición del festival egipcio.

La razón detrás de este éxito ante los expertos se puede atribuir, en primer lugar, a la excelente cinematografía de Damián García para este proyecto. Con un ojo nítido y sobrio logra cautivar tanto la intimidad de los colectivos del movimiento Kolombia de Monterrey como lo sublime de la ciudad nuevoleonense que se convierte en la testigo y el escenario de una historia aparentemente simple pero muy rica en su discurso.

Discurso que se encuentra muy bien insertado dentro de un episodio perfectamente cotidiano para quienes viven en los barrios más aguerridos de Monterrey y que se encuentra muy bien representado por el cobijo que en dicho contexto implica una subcultura o cultura urbana como el movimiento Kolombia o “los cholombianos”, como suelen ser llamados ad extra quienes pertenecieron a este grupo social.

Considerado extinto desde el 2013 según algunas fuentes, el movimiento Kolombia es el sincretimos de múltiples motivos culturales que se traducen en una vestimenta, un estilo de vida y un estilo musical propios así como un orgullo de pertenencia específico. Se entiende como un derivado de la cultura fronteriza de Nuevo León que al encontrarse a pocos kilómetros de Estados Unidos ve en sus diversas expresiones sociales el reflejo del estilo de vida chicano desde el que puede comprenderse la vestimenta “tumbada” (holgada) de sus integrantes y el gusto por la cumbia colombiana que, se piensa, impactó la zona al encontrarse en medio de la vía de comunicación entre el norte y el sur del continente, o bien, como el producto de la búsqueda de los DJs de los sonideros regiomontanos por ampliar su catálogo musical.

El estilo particular de las cumbias Kolombia pronto hizo brotar algunos exponentes destacados para la cultura popular influidos por su estilo; por ejemplo, el fallecido Celso Piña o el exintegrante de Control Machete, DJ y productor regiomontano, Toy Selectah, quien en algunos de sus tracks adopta características de la vertiente sonora de este movimiento; asimismo, la notoria expansión del sonido “rebajado” (ralentizado) dentro de éste género musical (quizá como una herencia del chopped and screwed del hip hop texano de los años 80s y 90s caracterizado por disminuir los beats por minuto de sus melodías al mezclarlas).

El caso es que el movimiento Kolombia, como nos muestra Ya No Estoy Aquí, no sólo implicó un nuevo modo de expresarse para un grupo de jóvenes marginados sino que se convirtió también en la fuente de su identidad, en la fuente de un sentido de pertenencia. Sentido de pertenencia a menudo atribuido a las pandillas y los grupos delictivos, cierto, pero también un sentido de identidad con el que el guion de Frías construye una alegoría puntual: el fin de la música.

No el fin de la música como una expresión artística general, sino el fin de una música particular que expresa los modos de sentir, percibir, ser y pertenecer de un grupo de seres humanos. Sí, seres humanos en necesidad; sí, seres humanos festivos y bailarines; sí, seres humanos capaces de delinquir pero irrevocablemente seres humanos. Dignos de una mirada empática que narre sus episodios. Que demuestre cómo la tranquilidad vital estriba, al menos para alguno de ellos, en una mera confusión.

El fin de la música, como el fin del baile. Como el fin de una identidad y de un modo de ser. Criticable, inexplicable, incomprensible, como se quiera; pero que en su musicalidad encuentra su humanismo. Encuentra el horizonte compartido de un grupo de creencias, de un propósito común, de una organización con sentido gregario puro y de una congregación capaz de suspender, aunque sea por unos minutos, la violencia y la crueldad.

Una de las críticas más recurrentes al cine mexicano es su incesante interés por tocar los mismos temas echando mano de un cierto morbo visual que ha constreñido este tipo de narrativas a sus episodios violentos, crudos, fuertes e impactantes. Privilegiando un concepto transfigurado de acción frente a un fondo de verdadera trascendencia o contenido. Ya No Estoy Aquí toma el segundo camino. El del contenido. El de la descripción empática y que no juzga de entrada. El de la “inacción” contemplativa no sensacionalista. El de la música y el arte popular cuando se erigen en identidad.

Y, al final, como si se tratara de un documental, nos vuelve la mirada al primer plano de la realidad. A la desesperanza, el dolor y la angustia que genera la violencia organizada. La realidad irreconocible, desfigurada y reconvertida hacia el crimen por el dinero. Hacia el crimen porque no hay de otra.

Al final, Frías hace patente el ensordecedor silencio de la violencia. Ya no el de las balas. Ya no el de las imágenes morbosas y sensacionalistas. Ya no el de la sensualización y la sexualización de la violencia. Frías hace patente la violencia del silencio. La violencia de un canto (cualquier canto) segado por el crimen. De un baile segado por el crimen. Lo desgarrador, insoportable y sin retorno que sería si se acabara la cumbia.

Contenido relacionado:

Vaquero del mediodia Netflix Samuel Noyola Diego Enrique Osorno
Editorial

Los felices

Desde el pasado 2008, el poeta que Octavio Paz llamara “el más inspirado de su generación” desapareció sin dejar ningún rastro de sus motivos, intenciones ni posible paradero. Para algunos, al vivir por muchos años como un nómada fiel al devenir del día y la noche, fiel, también, al caos y al impulso; su ausencia es un sinónimo de una muerte anunciada en la vida de trotamundos que se propuso. Para otros, como el periodista regiomontano Diego Enrique Osorno, su silencio es un acto de vitalidad que, ahora, de la mano de su documental Vaquero del mediodía, sirve de ocasión para reivindicar el singular lugar que la rebelde y afirmativa vida de Samuel Noyola abrió para un genio poético insustituible.

Leer Más >>
Hamilton Disney Plus Latinoamerica Lin Manuel Miranda
Editorial

Agón

Desde su estreno en 2015, Hamilton, la obra de teatro musical escrita por el actor de ascendencia puertorriqueña Lin-Manuel Miranda, se convirtió en uno de los trabajos más premiados, laureados y elogiados por la crítica especializada de habla inglesa. Iniciando sus presentaciones en un pequeño teatro fuera de Broadway, la producción original del musical ostenta hoy once Premios Tony, un Premio Pulitzer y un Grammy, entre muchos otros galardones. Ahora, como parte de esta misma expansión de su éxito y sus alcances, llega a Latinoamérica en formato de teatro filmado a través de Disney+.

Leer Más >>
Retrato de una mujer en llamas reflexion explicacion Celine Sciamma
Editorial

Hoguera hogar

Mediados por el latín “focus”, los vocablos “hogar” y “hoguera” son dos palabras cuyos significados, hoy en día, nos parecerían nada cercanos. Quizá la inflexión nació del hecho de que los seres humanos solían reunirse alrededor de cuerpos de fuego para resguardarse de múltiples peligros, mantener cierta visibilidad y, desde luego, abrigarse de las intempestivas sorpresas del clima nocturno; necesidad que más adelante satisfarían casas de concreto, madera y los más variados materiales, nuestros hogares. El medio es el fuego. Tal como en la historia de Marianne y Héloïse, el fuego es el testigo de una historia de intimidad, cercanía, confianza y amor.

Leer Más >>
The Queens Gambit Netflix Anya Taylor Joy Gambito de Dama explicacion
Editorial

Apofenia

Tras un par de semanas de su llegada al catálogo de Netflix, en esta ocasión tuve la oportunidad de adentrarme en el mundo visual y narrativo de la adaptación de la novela homónima escrita por Walter Tevis en 1983, The Queen’s Gambit. Situada entre los años 50 y los 60s, la miniserie de siete episodios es responsabilidad del dos veces nominado al Óscar por Mejor Guion Adaptado, Scott Frank (Out Of Sight, The Wolverine, Logan) y el multipremiado escritor escocés Allan Scott.

Leer Más >>

Deja una respuesta