REPORTAJE: The Guadaloops, Los Petit Fellas y Kontra Marín hacen estallar el Lunario de la Ciudad de México con la energía de sus ritmos experimentales y su rap.

Ayer por la noche, en el Lunario del Auditorio Nacional de la Ciudad de México, un combo de proyectos caracterizados por fusionar el rap y hip hop con ritmos diversos llenaron de energía, emoción y frenesí al público asistente. Cada uno con su estilo particular y con misiones muy distintas, The Guadaloops, Los Petit Fellas y Kontra Marín encendieron los ánimos de su público creando un ambiente de baile, canto y puro desahogo puro.

Kontra Marín.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

El encargado de poner el tono de la noche al ser el primero en presentarse fue el hip hopero guatemalteco Kontra Marín. Frente a un público compuesto por un considerable porcentaje que ya lo esperaba y otro grupo de asistentes que estaban ahí para descubrir su música, Kontra se plantó en el escenario con una convicción clarísima y un estallido de actitud, sinceridad y flow.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

El guatemalteco venía por todo y no se guardó nada, así lo demostró, con un setlist que fue creciendo en potencia y actitud. Las canciones más personales como Casi, una de las primeras de su presentación, poco a poco fueron dando paso a un Kontra más estridente, más frenético y que contagió con su energía al público conforme sus beats (y su cabello) se iban soltando.

Uno de los momentos más altos de su presentación llegó cuando un Kontra Marín, ya con el cabello suelto, ya sin playera, ya sin reserva alguna, se acercó al público a medida que las impetuosas y poderosas barras de Kontra Todos sonaban; sólo para desembocar en la unión de público y artista al corear desaforadamente «¡Kontra todos!,¡Kontra todos!,¡Kontra todos!»

Así, el de Guatemala nos dejó en claro que esta no será la última vez que lo veremos en México (se presentará el próximo 30 en el Foro Bizarro) pues su talento, su música y su manejo del público y el escenario, está ya probado, están a la altura de los artistas más sólidos de la escena latinoamericana.

Los Petit Fellas.

Con un «¡Feeellaas, Feeellaas, Feeellaas!» de fondo, el público ya anunciaba y ansiaba la llegada de los colombianos. No pasaron más de 10 segundos para que el ambiente estallara; desde el primer acorde Los Fellas ya tenían al público en la palma de la mano. Entrega que los colombianos agradecieron con un altísimo nivel de energía que hizo que, ya para el segundo tema de la presentación, Nicolás Barragán, vocalista de la banda, se lanzara al público para compartir con ellos el baile, la vibra, la música y una dinámica que reventaría en un inolvidable salto grupal de los asistentes al Lunario.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Con las tensiones y emociones desembocada en música, el acto dio paso a momentos de mayor estabilidad, calma y enfoque en las melodías. Así llegaron temas que prepararon el camino para las primeras notas de Antes de Morir, uno de los temas más coreados de la noche y que pusieron a tono al público para lo que se venía.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Dando inicio al bloque final de su presentación la banda aprovechó para dar un mensaje de conciencia frente a la situación de países como México, Colombia, Nicaragua, Bolivia y, por supuesto, Chile que hoy por hoy enfrentan diferentes luchas sociales y políticas. El mensaje derivó en un inesperado, sorpresivo y atinado cover a Gimme The Power de Molotov que marcó la tónica contestataria, emotiva, impetuosa y enérgica con la que se mantendría la presentación hasta las últimas notas de la agrupación colombiana.

The Guadaloops.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Con un público aún emocionado pero, al mismo tiempo ya mellado por tan electrizantes presentaciones previas, un ambiente de nerviosismo y ansiedad generalizada se respiraba en el Lunario mientras esperábamos la confirmación de que The Guadaloops estaban listos para iniciar su presentación. Fue así como un «¡Ya estamos!» del equipo de sonido de la banda inició los gritos de alegría de los asistentes que se percataron de la noticia sólo para transformar a un público que con las primeras notas de La Teoría de la Felicidad se olvidó de cualquier cansancio para entregarse y desvivirse en baile, canto y escándalo para la banda estelar de la noche.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

La presentación continuó con Meta-Crush con un Tino que no paraba de moverse en el escenario y con los cautivadores, suaves e inconfundibles vocales de Fermín. El ensamble de todos los elementos de The Guadaloops materialmente cobró vida frente a los ojos y oídos de todos los que estuvimos ahí con una presentación cautivadora desde el «one, two punch» que fue este arrasador arranque.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Durante la presentación temas como Ven, Hombre Caja, Cornelia y Luminas se dieron cita. Mientras la poesía musical de The Gudaloops cobró vida con Caoscrito, abriendo un íntimo, místico y contemplativo momento en el que la banda decidió dar a conocer un nuevo tema del nuevo disco que están preparando.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Finalmente, la noche viajó en el tiempo hasta 2014 para dar lugar a Cada Que Es Abril, uno de los temas que enloqueció al público sólo para perderse en un atemporal trance musical que pasó por Somnífera sólo para despedir a la banda en su punto más alto, comprometido y conectado con su público con las inconfundibles, contagiosas e inolvidables notas de Nunca es Tarde, mismas que aún después de la presentación sonaban coreadas por algún fan caminando de regreso a casa. Mismas que aún hoy suenan en mi cabeza y, me imagino, en la de muchos otros que compartimos la cálida noche de ayer en el Lunario de la Ciudad de México.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

El editorial de la semana:

Marylin Monroe explicacion Blonde Rubia Andrew Domink Netflix reflexion filosofia

Norma Jeane

Blonde, donde se encuentran la investigación documental y la pura creación literaria para recomponer y reconstruir el legado cinematográfico de uno de los mitos más preciados del “sueño americano”: Marylin Monroe.

Leer Más >>

Contenido relacionado:

Better Call Saul reflexion filosofia sofistas Bob Odenkirk Rhea Seehorn Vinge Gilligan Peter Gould Breaking Bad Netflix final explicado abogado
Editorial

Abogánster

Better Call Saul, uno de los poquísimos casos de una serie derivada de otra serie que es igual o mejor que su fuente de origen. Un nuevo despliegue del arrollador nivel de storytelling de Vince Gilligan y Peter Gould.

La historia de un abogánster-sofista.

Leer Más >>
Only Murders in the Building reflexion Selena Gomez Steve Martin Martin Short Star Plus por que nos gustan las historias de crimen real true crime
Editorial

True crime

El “morbo” ha cobrado especial auge en años recientes con la ayuda del cine, la televisión y los servicios de streaming; ya sea en audio con podcasts como Leyendas Legendarias o Fausto, ya sea en televisión con shows y series documentales como La Ley y el Orden: Unidad de Víctimas Especiales, El Estafador de Tinder, House of Hammer, Mindhunter, Wild Wild Country, The Vow o hasta casos menos directos pero del género como El Caso Cassez-Vallarta: una novela criminal y ejemplos locales como Canibal, indignación total. Una abundante producción de shows que constituyen esa expresión contemporánea del morbo que se engloba en el género del true crime o crimen real. Género que Only Murders in the Building readapta desde los ojos del misterio, la comedia, el drama y la parodia.

Leer Más >>
Soy tu fan pelicula reflexion reseña explicacion telenovela serie comedia romantica Ana Claudia Talancon Martin Altomaro Maya Zapata Canal Once Star Plus
Editorial

Soy tu fan: de la telenovela a la comedia romántica

Nuestras abuelas hablaban de “comedias” donde el rol de la mujer solía estar estetizado y constreñido por las ideas de pureza, belleza, perfección y sufrimiento —una relativa sumisión ante las tragedias de la vida. A nosotros, con un cambio del paradigma de narración dominante, nos toca conocer estas historias bajo el ojo de la comedia romántica serializada o filmada. Un nuevo modelo en que la confusión propia de la libertad femenina está al centro de la ecuación. Una libertad que se celebra aún en sus contradicciones y sus tragedias inherentes.

Leer Más >>
Nathan Fielder El Ensayo The Rehearsal reflexion Nathan For You mockumentary falso documental television HBO Max
Editorial

TV realidad

Colaborador y heredero de la tradición cómica-fílmica-televisiva del género del mockumentary o falso documental, con The Rehearsal o El Ensayo, el actor, productor, escritor y cómico canadiense Nathan Fielder se encarga de llevar el concepto de la “realidad televizada” a nuevos horizontes de hilaridad y de cuestionamiento sobre el modo en que una cámara influye en la manera en que elegimos presentamos ante los demás como seres humanos.

Leer Más >>