REPORTAJE: The Guadaloops, Los Petit Fellas y Kontra Marín hacen estallar el Lunario de la Ciudad de México con la energía de sus ritmos experimentales y su rap.

Ayer por la noche, en el Lunario del Auditorio Nacional de la Ciudad de México, un combo de proyectos caracterizados por fusionar el rap y hip hop con ritmos diversos llenaron de energía, emoción y frenesí al público asistente. Cada uno con su estilo particular y con misiones muy distintas, The Guadaloops, Los Petit Fellas y Kontra Marín encendieron los ánimos de su público creando un ambiente de baile, canto y puro desahogo puro.

Kontra Marín.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

El encargado de poner el tono de la noche al ser el primero en presentarse fue el hip hopero guatemalteco Kontra Marín. Frente a un público compuesto por un considerable porcentaje que ya lo esperaba y otro grupo de asistentes que estaban ahí para descubrir su música, Kontra se plantó en el escenario con una convicción clarísima y un estallido de actitud, sinceridad y flow.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

El guatemalteco venía por todo y no se guardó nada, así lo demostró, con un setlist que fue creciendo en potencia y actitud. Las canciones más personales como Casi, una de las primeras de su presentación, poco a poco fueron dando paso a un Kontra más estridente, más frenético y que contagió con su energía al público conforme sus beats (y su cabello) se iban soltando.

Uno de los momentos más altos de su presentación llegó cuando un Kontra Marín, ya con el cabello suelto, ya sin playera, ya sin reserva alguna, se acercó al público a medida que las impetuosas y poderosas barras de Kontra Todos sonaban; sólo para desembocar en la unión de público y artista al corear desaforadamente «¡Kontra todos!,¡Kontra todos!,¡Kontra todos!»

Así, el de Guatemala nos dejó en claro que esta no será la última vez que lo veremos en México (se presentará el próximo 30 en el Foro Bizarro) pues su talento, su música y su manejo del público y el escenario, está ya probado, están a la altura de los artistas más sólidos de la escena latinoamericana.

Los Petit Fellas.

Con un «¡Feeellaas, Feeellaas, Feeellaas!» de fondo, el público ya anunciaba y ansiaba la llegada de los colombianos. No pasaron más de 10 segundos para que el ambiente estallara; desde el primer acorde Los Fellas ya tenían al público en la palma de la mano. Entrega que los colombianos agradecieron con un altísimo nivel de energía que hizo que, ya para el segundo tema de la presentación, Nicolás Barragán, vocalista de la banda, se lanzara al público para compartir con ellos el baile, la vibra, la música y una dinámica que reventaría en un inolvidable salto grupal de los asistentes al Lunario.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Con las tensiones y emociones desembocada en música, el acto dio paso a momentos de mayor estabilidad, calma y enfoque en las melodías. Así llegaron temas que prepararon el camino para las primeras notas de Antes de Morir, uno de los temas más coreados de la noche y que pusieron a tono al público para lo que se venía.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Dando inicio al bloque final de su presentación la banda aprovechó para dar un mensaje de conciencia frente a la situación de países como México, Colombia, Nicaragua, Bolivia y, por supuesto, Chile que hoy por hoy enfrentan diferentes luchas sociales y políticas. El mensaje derivó en un inesperado, sorpresivo y atinado cover a Gimme The Power de Molotov que marcó la tónica contestataria, emotiva, impetuosa y enérgica con la que se mantendría la presentación hasta las últimas notas de la agrupación colombiana.

The Guadaloops.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Con un público aún emocionado pero, al mismo tiempo ya mellado por tan electrizantes presentaciones previas, un ambiente de nerviosismo y ansiedad generalizada se respiraba en el Lunario mientras esperábamos la confirmación de que The Guadaloops estaban listos para iniciar su presentación. Fue así como un «¡Ya estamos!» del equipo de sonido de la banda inició los gritos de alegría de los asistentes que se percataron de la noticia sólo para transformar a un público que con las primeras notas de La Teoría de la Felicidad se olvidó de cualquier cansancio para entregarse y desvivirse en baile, canto y escándalo para la banda estelar de la noche.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

La presentación continuó con Meta-Crush con un Tino que no paraba de moverse en el escenario y con los cautivadores, suaves e inconfundibles vocales de Fermín. El ensamble de todos los elementos de The Guadaloops materialmente cobró vida frente a los ojos y oídos de todos los que estuvimos ahí con una presentación cautivadora desde el «one, two punch» que fue este arrasador arranque.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Durante la presentación temas como Ven, Hombre Caja, Cornelia y Luminas se dieron cita. Mientras la poesía musical de The Gudaloops cobró vida con Caoscrito, abriendo un íntimo, místico y contemplativo momento en el que la banda decidió dar a conocer un nuevo tema del nuevo disco que están preparando.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

Finalmente, la noche viajó en el tiempo hasta 2014 para dar lugar a Cada Que Es Abril, uno de los temas que enloqueció al público sólo para perderse en un atemporal trance musical que pasó por Somnífera sólo para despedir a la banda en su punto más alto, comprometido y conectado con su público con las inconfundibles, contagiosas e inolvidables notas de Nunca es Tarde, mismas que aún después de la presentación sonaban coreadas por algún fan caminando de regreso a casa. Mismas que aún hoy suenan en mi cabeza y, me imagino, en la de muchos otros que compartimos la cálida noche de ayer en el Lunario de la Ciudad de México.

Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)
Foto: H.R. Aquino Cruz (Filosofía Millennial ®)

El editorial de la semana:

Los espiritus de la isla Banshees of Inisherin explicacion Martin McDonagh Colin Farrell Brendan Gleeson KerryCondon Barry Keoghan Oscars Oscares

Despair

¿Por qué razón dos automóviles chocan?¿por qué razón dos facciones sociales entran en guerra?¿por qué razón dos amigos dejan de ser amigos? En los dos últimos casos de esta porción de los choques humanos se asienta la trama minimalista de la aclamada nueva película de Martin McDonagh : The Banshees of Inisherin o Los espíritus de la isla.

Un estudio sobre la amistad pero, sobre todo, un estudio sobre la enemistad. Una exploración detallada, detenida y atenta sobre los orígenes del antagonismo entre dos miembros de una sociedad.

Leer Más >>

Contenido relacionado:

Steven Spielberg Los Fabelman The Fabelmans explicacion oscars David Lynch Paul Dano Gabriel LaBelle Michelle Williams
Editorial

Entre el arte y la familia: donde nace el autor

Quizá por el surgimiento de relativismos, perspectivismos y subjetivismos como el lenguaje idóneo de las atracciones de la cultura popular, quizá como un espíritu revisionista de los finales del siglo XX o quizá como una genuina intención de volcar la propia historia personal en la propia creación artística, películas como Roma, Bardo, Belfast, Licorice Pizza y Once Upon a Time in Hollywood han alimentado una tendencia reciente de cineastas galardonados por dedicar su cinematografía a compartirnos episodios, atmósferas y autoficciones personales que subliman en cine experiencias clave para sus personalidades y para sus talantes artísticos.

A la lista se suma el determinante e ineludible Steven Spielberg con The Fabelmans o Los Fabelman.

Leer Más >>
Babylon Damien Chazelle explicacion Margot Robbie Brad Pitt Diego Calva Tobey Maguire Flea Red Hot Chilli Peppers Holywood Oscars
Editorial

Entre el arte y la industria

Después de posicionarse en el circuito más alto de Hollywood —el de los galardones y premiaciones— con dos destacadas películas —Whiplash y La La Land—, el director francoestadounidense Damien Chazelle vuelve a las salas de cine con una cinta polémica que ha dividido a las audiencias y a la crítica especializada por su mezcla entre explicitud, un homenaje a la Historia del Cine, excesos, tribulación y pura belleza estética-cinematográfica: Babylon.

Leer Más >>
Editorial

La obligación de ser feliz

Como un rasgo pre-cultural, instintivo y primitivo, la sonrisa en los seres humanos se vincula automáticamente con sentimientos de satisfacción, placer e, incluso, felicidad. De ahí que la premisa general del film de horror psicológico Smile o Sonríe resulte tan ingeniosa al desplazar este gesto animal-social que ejercemos de un campo semántico convencional hacia un campo semántico horrífico y profundamente ligado con el trauma y la salud mental.

Leer Más >>
The Bear Star Plus El Oso Golden Globes Hiro Murai Jeremy Allen White Chef foodie
Editorial

Chef

Junto con la llegada de Instagram al mundo de las redes sociales y las aplicaciones floreció una cultura del consumo y de la imagen abocada a los alimentos: grandes platillos dispuestos de maneras elegantes y estimulantes que asemejan al espejismo de la publicidad. Con ese contexto de fondo, la llegada de The Bear o El Oso se siente como una consecuencia lógica y, sobre todo, necesaria dentro de una cultura que se enfoca en el resultado que es un platillo en una fotografía o un video. Una cultura que parece interesarse muy poco por todo lo que tiene que suceder para que ese platillo exista. The Bear es un vistazo a esas horas de preparación.

Leer Más >>