Todos somos cuervos.

Publicado en Diario Imagen el 30 de enero de 2019.

En México, el futból es una realidad ineludible. Nos guste o no, sepamos mucho o poco de él, el futból es una fiesta cultural a la que todos los mexicanos hemos sido invitados al menos una vez en nuestras vidas. Es por ello que querer retratar la realidad de nuestro país desde este deporte resulta tan atinado: incluso si Club de Cuervos no tuviera esa pretensión sería imposible hablar del futból en México sin revelar un poco de lo que se siente ser mexicano.

El éxito de esta serie que termina con su cuarta temporada, recién estrenada en Netflix, radica en su realismo, en su acidez y en las referencias tan explícitas que hace al contexto nacional. A su manera la serie nos plantea temas con los que como sociedad seguimos lidiando, entre ellos, el aborto, el tráfico de influencias, los monopolios comerciales, las distancias entre clases sociales, la homofobia, la diversidad de identidades sexuales, el consumo de drogas, etcétera. El hecho de que el medio para comunicar estas reflexiones sea la comedia hace pasar estos mensajes de manera tan sutil que, antes de que uno lo anticipe, la duda y la evaluación sobre estos y otros temas sucede por sí misma. Y es que el futból, el humor y la especulación sobre eventos reales es una fórmula invencible en nuestro país. No es casualidad que haya sido la primer serie producida por esta compañía de streaming fuera de los Estados Unidos.

En lo personal destaco el personaje de Isabel Iglesias que me parece plantea un ejemplo de empoderamiento femenino. Es cierto que no es el más acabado de los ejemplos y que el contexto del que se le dota al personaje no es particularmente feminista, pero en definitiva es una muestra de las constantes luchas — racionales, sociales, familiares y emotivas— que llevan a cabo las mujeres para ser exitosas en los ámbitos laborales. Para esto, que dichas batallas sucedan en un escenario tan masculinizado como el del fútbol resulta inmejorable tanto para la narrativa como para la comedia.

A mi parecer, esta serie plantea una pregunta que resulta fundamental para nuestra identidad, a saber, ¿qué sucede cuando el poder cae en las manos equivocadas? Entre risas y genialidades cómicas, Club de Cuervos nos enfrenta con temas como la corrupción en el fútbol, la política y la televisión y, al mismo tiempo, las tensiones entre los distintos intereses de sus personajes que, además, exhiben una genuina evolución psicológica a lo largo de sus cuatro temporadas.

Es ahí donde la expresión “todos somos cuervos” me resulta tan atractiva. Y es que puede leerse de dos maneras: todos somos cuervos, es decir, todos somos egoístas y echamos mano de cuantos recursos están en nuestro poder para lograr cometidos que nos benefician sólo a nosotros; y, a la vez, todos somos Cuervos, formamos parte de un mismo equipo y debemos colaborar para construir en comunidad las condiciones que nos permitan alcanzar nuestras búsquedas más íntimas.

Como es evidente, los deseos individuales y los comunes suelen entrar en conflicto, incluso en franca oposición. Sí, muchas veces lo que queremos de manera personal afecta los grupos sociales a los que pertenecemos y muchas otras lo que exige nuestra comunidad entorpece nuestro camino para alcanzar nuestras metas individuales. Este problema es, de hecho, bastante clásico desde los ojos de la filosofía y ha sido constantemente replanteado con la esperanza de hallar una solución. Ya los antiguos griegos se preguntaban por la mejor dinámica posible para armonizar los intereses de los individuos y los intereses de la polis —ciudad-estado.

En el 2007, el filósofo escocés Alasdair MacIntyre, inspirado en la filosofía de Aristóteles, propuso una solución a este dilema: recordar que nuestra vida incluye una narratividad. Dicho de otro modo, hacernos conscientes de que nuestra vida es como una novela de la cuál somos el personaje principal pero, al mismo tiempo, un autor. Nosotros escribimos nuestra historia de vida y, por eso, perseguimos con el más férreo ímpetu y las más egoista de nuestras voluntades nuestros más intimos deseos; sin embargo, no podemos olvidar que no somos el único autor de nuestra historia pues, como dice MacIntyre, “Sólo en la fantasía vivimos la historia que nos apetece” porque estamos determinados por el escenario en el que actuamos — este país, esta ciudad, esta casa — y porque vivimos en constante contacto con otros individuos — que son, a su vez, actores y autores de sus propias vidas.

Así, tal como Chava e Isabel Iglesias, el verdadero secreto para satisfacer nuestras más sinceras necesidades está en no olvidar que nuestra vida tiene una narrativa contada y escrita por nosotros mismos, en parte, y contada y escrita por el lugar donde vivimos y las personas con las que interactuamos. Recordar, pues, que todos somos irremediablemente cuervos pero que para serlo no podemos ignorar que todos somos Cuervos.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Steven Spielberg Los Fabelman The Fabelmans explicacion oscars David Lynch Paul Dano Gabriel LaBelle Michelle Williams
Editorial

Entre el arte y la familia: donde nace el autor

Quizá por el surgimiento de relativismos, perspectivismos y subjetivismos como el lenguaje idóneo de las atracciones de la cultura popular, quizá como un espíritu revisionista de los finales del siglo XX o quizá como una genuina intención de volcar la propia historia personal en la propia creación artística, películas como Roma, Bardo, Belfast, Licorice Pizza y Once Upon a Time in Hollywood han alimentado una tendencia reciente de cineastas galardonados por dedicar su cinematografía a compartirnos episodios, atmósferas y autoficciones personales que subliman en cine experiencias clave para sus personalidades y para sus talantes artísticos.

A la lista se suma el determinante e ineludible Steven Spielberg con The Fabelmans o Los Fabelman.

Leer Más >>
Babylon Damien Chazelle explicacion Margot Robbie Brad Pitt Diego Calva Tobey Maguire Flea Red Hot Chilli Peppers Holywood Oscars
Editorial

Entre el arte y la industria

Después de posicionarse en el circuito más alto de Hollywood —el de los galardones y premiaciones— con dos destacadas películas —Whiplash y La La Land—, el director francoestadounidense Damien Chazelle vuelve a las salas de cine con una cinta polémica que ha dividido a las audiencias y a la crítica especializada por su mezcla entre explicitud, un homenaje a la Historia del Cine, excesos, tribulación y pura belleza estética-cinematográfica: Babylon.

Leer Más >>
Editorial

La obligación de ser feliz

Como un rasgo pre-cultural, instintivo y primitivo, la sonrisa en los seres humanos se vincula automáticamente con sentimientos de satisfacción, placer e, incluso, felicidad. De ahí que la premisa general del film de horror psicológico Smile o Sonríe resulte tan ingeniosa al desplazar este gesto animal-social que ejercemos de un campo semántico convencional hacia un campo semántico horrífico y profundamente ligado con el trauma y la salud mental.

Leer Más >>
The Bear Star Plus El Oso Golden Globes Hiro Murai Jeremy Allen White Chef foodie
Editorial

Chef

Junto con la llegada de Instagram al mundo de las redes sociales y las aplicaciones floreció una cultura del consumo y de la imagen abocada a los alimentos: grandes platillos dispuestos de maneras elegantes y estimulantes que asemejan al espejismo de la publicidad. Con ese contexto de fondo, la llegada de The Bear o El Oso se siente como una consecuencia lógica y, sobre todo, necesaria dentro de una cultura que se enfoca en el resultado que es un platillo en una fotografía o un video. Una cultura que parece interesarse muy poco por todo lo que tiene que suceder para que ese platillo exista. The Bear es un vistazo a esas horas de preparación.

Leer Más >>