Todos somos cuervos.

Publicado en Diario Imagen el 30 de enero de 2019.

En México, el futból es una realidad ineludible. Nos guste o no, sepamos mucho o poco de él, el futból es una fiesta cultural a la que todos los mexicanos hemos sido invitados al menos una vez en nuestras vidas. Es por ello que querer retratar la realidad de nuestro país desde este deporte resulta tan atinado: incluso si Club de Cuervos no tuviera esa pretensión sería imposible hablar del futból en México sin revelar un poco de lo que se siente ser mexicano.

El éxito de esta serie que termina con su cuarta temporada, recién estrenada en Netflix, radica en su realismo, en su acidez y en las referencias tan explícitas que hace al contexto nacional. A su manera la serie nos plantea temas con los que como sociedad seguimos lidiando, entre ellos, el aborto, el tráfico de influencias, los monopolios comerciales, las distancias entre clases sociales, la homofobia, la diversidad de identidades sexuales, el consumo de drogas, etcétera. El hecho de que el medio para comunicar estas reflexiones sea la comedia hace pasar estos mensajes de manera tan sutil que, antes de que uno lo anticipe, la duda y la evaluación sobre estos y otros temas sucede por sí misma. Y es que el futból, el humor y la especulación sobre eventos reales es una fórmula invencible en nuestro país. No es casualidad que haya sido la primer serie producida por esta compañía de streaming fuera de los Estados Unidos.

En lo personal destaco el personaje de Isabel Iglesias que me parece plantea un ejemplo de empoderamiento femenino. Es cierto que no es el más acabado de los ejemplos y que el contexto del que se le dota al personaje no es particularmente feminista, pero en definitiva es una muestra de las constantes luchas — racionales, sociales, familiares y emotivas— que llevan a cabo las mujeres para ser exitosas en los ámbitos laborales. Para esto, que dichas batallas sucedan en un escenario tan masculinizado como el del fútbol resulta inmejorable tanto para la narrativa como para la comedia.

A mi parecer, esta serie plantea una pregunta que resulta fundamental para nuestra identidad, a saber, ¿qué sucede cuando el poder cae en las manos equivocadas? Entre risas y genialidades cómicas, Club de Cuervos nos enfrenta con temas como la corrupción en el fútbol, la política y la televisión y, al mismo tiempo, las tensiones entre los distintos intereses de sus personajes que, además, exhiben una genuina evolución psicológica a lo largo de sus cuatro temporadas.

Es ahí donde la expresión “todos somos cuervos” me resulta tan atractiva. Y es que puede leerse de dos maneras: todos somos cuervos, es decir, todos somos egoístas y echamos mano de cuantos recursos están en nuestro poder para lograr cometidos que nos benefician sólo a nosotros; y, a la vez, todos somos Cuervos, formamos parte de un mismo equipo y debemos colaborar para construir en comunidad las condiciones que nos permitan alcanzar nuestras búsquedas más íntimas.

Como es evidente, los deseos individuales y los comunes suelen entrar en conflicto, incluso en franca oposición. Sí, muchas veces lo que queremos de manera personal afecta los grupos sociales a los que pertenecemos y muchas otras lo que exige nuestra comunidad entorpece nuestro camino para alcanzar nuestras metas individuales. Este problema es, de hecho, bastante clásico desde los ojos de la filosofía y ha sido constantemente replanteado con la esperanza de hallar una solución. Ya los antiguos griegos se preguntaban por la mejor dinámica posible para armonizar los intereses de los individuos y los intereses de la polis —ciudad-estado.

En el 2007, el filósofo escocés Alasdair MacIntyre, inspirado en la filosofía de Aristóteles, propuso una solución a este dilema: recordar que nuestra vida incluye una narratividad. Dicho de otro modo, hacernos conscientes de que nuestra vida es como una novela de la cuál somos el personaje principal pero, al mismo tiempo, un autor. Nosotros escribimos nuestra historia de vida y, por eso, perseguimos con el más férreo ímpetu y las más egoista de nuestras voluntades nuestros más intimos deseos; sin embargo, no podemos olvidar que no somos el único autor de nuestra historia pues, como dice MacIntyre, “Sólo en la fantasía vivimos la historia que nos apetece” porque estamos determinados por el escenario en el que actuamos — este país, esta ciudad, esta casa — y porque vivimos en constante contacto con otros individuos — que son, a su vez, actores y autores de sus propias vidas.

Así, tal como Chava e Isabel Iglesias, el verdadero secreto para satisfacer nuestras más sinceras necesidades está en no olvidar que nuestra vida tiene una narrativa contada y escrita por nosotros mismos, en parte, y contada y escrita por el lugar donde vivimos y las personas con las que interactuamos. Recordar, pues, que todos somos irremediablemente cuervos pero que para serlo no podemos ignorar que todos somos Cuervos.

Si quieres mantenerte al tanto de nuestras publicaciones semanales regístrate en el siguiente botón:

Contenido relacionado:

Only Murders in the Building reflexion Selena Gomez Steve Martin Martin Short Star Plus por que nos gustan las historias de crimen real true crime
Editorial

True crime

El “morbo” ha cobrado especial auge en años recientes con la ayuda del cine, la televisión y los servicios de streaming; ya sea en audio con podcasts como Leyendas Legendarias o Fausto, ya sea en televisión con shows y series documentales como La Ley y el Orden: Unidad de Víctimas Especiales, El Estafador de Tinder, House of Hammer, Mindhunter, Wild Wild Country, The Vow o hasta casos menos directos pero del género como El Caso Cassez-Vallarta: una novela criminal y ejemplos locales como Canibal, indignación total. Una abundante producción de shows que constituyen esa expresión contemporánea del morbo que se engloba en el género del true crime o crimen real. Género que Only Murders in the Building readapta desde los ojos del misterio, la comedia, el drama y la parodia.

Leer Más >>
Soy tu fan pelicula reflexion reseña explicacion telenovela serie comedia romantica Ana Claudia Talancon Martin Altomaro Maya Zapata Canal Once Star Plus
Editorial

Soy tu fan: de la telenovela a la comedia romántica

Nuestras abuelas hablaban de “comedias” donde el rol de la mujer solía estar estetizado y constreñido por las ideas de pureza, belleza, perfección y sufrimiento —una relativa sumisión ante las tragedias de la vida. A nosotros, con un cambio del paradigma de narración dominante, nos toca conocer estas historias bajo el ojo de la comedia romántica serializada o filmada. Un nuevo modelo en que la confusión propia de la libertad femenina está al centro de la ecuación. Una libertad que se celebra aún en sus contradicciones y sus tragedias inherentes.

Leer Más >>
Nathan Fielder El Ensayo The Rehearsal reflexion Nathan For You mockumentary falso documental television HBO Max
Editorial

TV realidad

Colaborador y heredero de la tradición cómica-fílmica-televisiva del género del mockumentary o falso documental, con The Rehearsal o El Ensayo, el actor, productor, escritor y cómico canadiense Nathan Fielder se encarga de llevar el concepto de la “realidad televizada” a nuevos horizontes de hilaridad y de cuestionamiento sobre el modo en que una cámara influye en la manera en que elegimos presentamos ante los demás como seres humanos.

Leer Más >>
Jordan Peele Nope Nop explicacion final significado simbolismo Byun Chul Han
Editorial

Espectador-espectáculo

En su libro Buen entretenimiento, Byung-Chul Han busca analizar y descubrir los elementos conceptuales que nos han traído a una época en la que prácticamente todas nuestras experiencias humanas son mediadas y alteradas por la espectacularización de lo real.

En una tónica similar, el más reciente trabajo del aclamado y renovador cineasta, Jordan Peele, Nope o ¡Nop! construye una simbólica representación de la obsesión contemporánea por transformar todo en un show o, en otras palabras, la impulsiva necesidad de capturar todo con una cámara. Transformándonos a nosotros mismos en el espectáculo del que se alimentan otros espectadores y desdibujando la línea entre vivir a través de una pantalla —de celular, de televisión o de cine— y genuinamente experimentar la vida.

Leer Más >>